Inicia Cuaresma con la Cruz de Ceniza

29
Los católicos reafirman su fe y servicio a Dios participando en las acciones de la Iglesia para iniciar la Cuaresma con oración

Al iniciar el tiempo de Cuaresma, ayer miles de fieles abarrotaron las más de 70 parroquias de la Diócesis de Campeche para recibir la Cruz de Ceniza, símbolo que se impone en la frente de los católicos como aceptación a vivir en penitencia y reflexión en tiempo de preparación a la Pascua.
Con esta respuesta al llamado “Arrepiéntete y cree en el Evangelio”, la Iglesia en Campeche vivió una intensa jornada de fe en la que los feligreses acudieron en diversos grupos a las capillas y parroquias para reflexionar sobre el significado de la Cuaresma
En el recorrido que realizó Novedades Campeche por diferentes templos de la ciudad fue posible constatar que pese a que la celebración se desarrolla a mitad de semana, entre la jornada laboral y escolar, los católicos se tomaron un tiempo para asistir y recibir la Cruz de Ceniza.
En cada celebración los sacerdotes coincidieron en explicar que con la imposición de la Cruz de Ceniza los católicos manifiestan públicamente su condición imperfecta y el deseo sincero de volver a Dios a través de Jesucristo, dejando a un lado el pecado que se opone al amor del Padre y al amor auténtico de nuestros hermanos.
Se destacó que el color representativo de este tiempo litúrgico, que significa luto y penitencia, nada tiene que ver con el Carnaval, pues la Cuaresma es una práctica religiosa mucho más antigua e independiente de las fiestas paganas.
En Cuaresma los católicos están llamados a prepararse espiritualmente para la vivencia de la Semana Santa a través del ayuno, la abstinencia, la penitencia y la oración. El ayuno es la práctica de limitar el consumo de comida y bebida para imitar los sufrimientos de Cristo durante su pasión y a través de toda su vida terrena; el ayuno recuerda que la conversión afecta y debe afectar todas las áreas de nuestra vida.
En tanto la abstinencia, es la virtud que consiste en privarse total o parcialmente de satisfacer los apetitos; y la penitencia es el acto de estar convencidos plenamente de un cambio de vida que se representa a través de un sacrificio que se ofrece a Dios por el perdón de los pecados acompañada de la oración.
Los sacerdotes aclararon que los enfermos y los adultos mayores de 60 años ya están absueltos de las prácticas de ayuno y abstinencia, igual que los pobres y quienes no tengan elección sobre la disponibilidad de su sustento diario.
Cabe mencionar que debido a su agenda pastoral, en esta ocasión al Obispo de Campeche no le fue posible celebrar la misa e imposición de ceniza al medio día en Catedral, sin embargo, recordó a través de diversos medios de difusión de la Diócesis, su llamado a los feligreses a vivir la Cuaresma en una auténtica actitud de arrepentimiento, reflexión y enmienda.
Cabe mencionar que sobre la composición de la ceniza utilizada para signar la cruz en la sien de los feligreses, los celebrantes explicaron que no es cualquier producto o sustancia incinerada, ésta se compone del guano bendito, misales y material religioso que se ha dejado de utilizar en los menesteres de la liturgia.

Información: Noemí Heredia Bernés