Televisa indaga sobre el más allá en ‘Amar a muerte’

17
El elenco de ‘Amar a muerte’.

Agencias/México

Una colorida ofrenda y un caballo casi a tamaño real montado por una calavera adornan la entrada a uno de los foros de Televisa San Ángel, donde se lleva a cabo la presentación de Amar a muerte, la nueva telenovela protagonizada por Angelique Boyer y Michel Brown.
Adentro, papeles picados gigantes decoran las paredes, mientras que el escenario alberga dos altares más y decenas de velas; en uno de los extremos cinco músicos esperan la entrada de Carlos Rivera, quien sube a cantar “Me muero”, el tema oficial de la producción de W Studios y Lemon Studios.
Algunas voces corean la canción, luego un caluroso aplauso despide al compositor para dar la bienvenida al escritor de la telenovela, Leonardo Padrón, quien señala que la redención, las segundas oportunidades y la transmigración del alma son los ejes centrales de su guión.
“Los grandes pensadores han coincidido en que las dos grandes fuerzas que rigen a la humanidad son el amor y la muerte; esta historia narra cómo ambos temas marcaran de forma inolvidable la vida de nuestros personajes y cómo ese evento los llevará a intentar entender el significado de la vida”, dice.
Confiesa que el resultado de escribir esta historia fue placentero pero también perturbador, pues indaga sobre qué hay más allá de la vida, sobre si el alma se transforma o a dónde se va después de la muerte.
“¿Qué pasaría si nuestra alma transmigrara a otro cuerpo; qué pasaría si así descubrieras que el gran amor de tu vida ha sido una mentira, habría una venganza o te volverías a enamorar?, de eso trata esta novela, es una historia de amor, con la muerte como personaje protagónico, como siempre lo ha sido en la cultura mexicana”, agrega.
Con un tono sobrenatural, la trama habla sobre la vida de tres hombres que mueren el mismo día y sus almas reencarnan en diferentes cuerpos; así, llega a cambiar los temas que se ven en la pantalla chica, como la forma de producción, con un rodaje al estilo del cine, grabado 100 por ciento en locaciones.