Paul Newman cedió parte de su sueldo para que Susan Sarandon cobrara lo mismo

30
Sarandon cobró el mismo salario que sus compañeros masculinos gracias a Newman

Agencias/Ciudad de México

Hace 20 años Susan Sarandon y Paul Newman coincidieron en Twilight (Al caer el sol), una película dirigida por Robert Benton, que protagonizaron ambos actores junto a Gene Hackman. Un filme en el que Sarandon cobró el mismo salario que sus compañeros masculinos gracias a que Newman decidió cederle parte de su sueldo.
En el marco del Día Internacional de la Mujer la actriz reveló en una entrevista para la BBC que en la película, estrenada en 1998, todo el reparto firmó un contrato de “nación más favorecida”, una cláusula según la cual todos los protagonistas del filme debían ganar lo mismo que el actor con el salario más alto.
Sin embargo, Sarandon dijo que esa equiparación salarial que señalaba el contrato “sólo se cumplía con los dos protagonistas masculinos”, pese a que ella tenía la misma importancia en la película que sus compañeros.
“Fue entonces cuando Newman dio un paso al frente y me dijo: ‘Bueno, te daré parte de mi sueldo’”, recordó la protagonista de The Meddler (Una madre imperfecta) y añadió que su compañero era “una joya” como persona.
Newman falleció en septiembre de 2008 y dejó a sus espaldas una larga trayectoria profesional con más de 60 películas y en el 8 de marzo, Día internacional de la Mujer, Sarandon quiso recordar este gesto tan inusual en el Hollywood de hace dos décadas.
Además, la actriz también recordó las palabras de Emma Stone, quien en una entrevista reciente relató algo parecido. “Una vez dijo que en una de sus películas había recibido el mismo salario que los protagonistas masculinos porque fueron ellos los que le cedieron parte de su sueldo”, recordó.
Y en cuanto al acoso sexual, la actriz cree que “siempre habrá un sofá cama” en Hollywood. “Creo que lo que desaparecerá es el intercambio sexual no deseado. Creo que darse a sí mismo sexualmente o sentirse atraído por el poder y querer tener sexo con alguien que está en el poder, también es una opción”.
“Lo que no queremos es que nos exploten” y que “los Harvey Weinstein del mundo” se aprovechen de la situación. “Eso es lo más despreciable”, sentenció.