La fiaca, fiel reflejo del mundo godín, vuelve al escenario

15

Violeta Moreno/México

La clásica comedia de un oficinista que trata de cambiar un día de su vida laboral, pero al final se da cuenta de que no puede hacerlo, vuelve al teatro, ahora con la puesta en escena La Fica, que protagonizan Violeta Isfel, Luis Manuel Ávila, Benjamín Rivero, Alicia Encinas y Alejandro Hill.
La obra, que fue estrenada en la década de los 70 y estelarizada por Sergio Corona y Alejandro Suárez, tendrá algunas modificaciones para hacerla más actual y de ese modo llegar al público de esta época.
Bajo la dirección de Sergio Gutiérrez y producción a cargo de Luis Francesconi, la historia narra la vida en el mundo de los godínez, en específico con Néstor, un oficinista cansado de la monotonía de su vida en el trabajo, un día decide no ir a trabajar, por simple pereza o fiaca y deja de realizar sus quehaceres del hogar, en vez de eso prefiere divertirse, ver televisión y relajarse, pero más tarde se da cuenta de que no puede seguir así, ya que necesita sobrevivir.
A pesar de que esta puesta fue montada en décadas anteriores, el tema godín sigue estando vigente, solo que en este caso el trabajo de Sergio fue mantener la esencia de la historia, pero traerla a un mundo más cercano.
“Toda la historia es montada a la actualidad para que la gente más cercana a acá, la gente de nuevas generaciones, más millennial entendiera y se identificara; en esa época no se hablaba de los godinez, pero se hablaba de los oficinistas, en esa época era Gutierritos”, comentó el director al recordar la telenovela realizada en 1958, de lo poco en entretenimiento que había acerca de las oficinas.
El director se juntó con el elenco para poder adaptar de una mejor forma la obra teatral y darle un toque más natural y moderno a la historia que se presentará a partir del 25 de marzo en el teatro, El Telón de Asfalto.
Violeta, quien personifica a la esposa de Néstor, habló de su emoción y de las claras diferencias que existen dentro de una época y otra y que integrarán cada una de las escenas.
“Me siento muy agradecida de que me hayan elegido para el papel; todos los personajes deben ser definidos a la altura de la puesta en escena, todos los personajes deben ser ejecutados de la manera correcta, no hay punto de comparación, en primera por la época”, aseguró Isfel.
“En aquel entonces no había celulares, teléfonos inalámbricos; nos sentamos con el director e hicimos una adaptación con él, buscando la manera de que la historia no perdiera la esencia”, destacó la actriz.

Milenio Diario