Jon Snow, noble en la vida real

41
Kit Harington interpretó a Jon Snow de 2011 a 2019
Kit Harrington, el actor que dio vida al heredero al trono en Game of Thrones, en la vida real tiene ascendencia de uno de los reyes de Inglaterra

Kit Harington interpretó en Game of Thrones a Jon Snow, quien en la historia se consideró un hijo bastardo hasta que se enteró que en realidad era miembro de la realeza y heredero al trono de Westeros, pero en la vida real, sí es descendiente de la nobleza.

El actor de 32 años tiene ascendencia de los Barones de Harington, Sir Richard Harington XII, Sir William Molesworth, Henry Dundas y es descendiente directo de Carlos II, quien fue rey de Inglaterra, Escocia e Irlanda de 1660 hasta su muerte.

Otro de los antepasados de Christopher Catesby Harington, conocido únicamente como Kit Harington, es Sir John Harington, considerado el inventor del inodoro.

Durante una entrevista para el portal ES, el actor confirmó que sus antepasados formaron parte de la realeza, pero que no se siente cómodo al hablar sobre eso. “Todos los entrevistadores estadunidenses me dicen:

‘Estás relacionado con Carlos II’ y es desesperante, es parte de mi historia, pero están tratando de convertirme en un chico elegante y no lo soy.

“Estoy convencido de que no lo soy. Mi madre siempre me dice: ‘Dile a esos periodistas que fuiste a la escuela estatal’”, respondió.

LOS FANS EN REDES

Tras casi una década de batallas épicas, dragones y reyes que conquistaron la televisión, la historia de los siete reinos dejó sentado un debate sobre la última de sus ocho temporadas, para muchos esperada y para otros toda una decepción.

Imprevisible de principio a fin, la producción de HBO superó con creces los pronósticos de los más avezados e incluso antes de aparecer en las pantallas la última escena, como si de una de sus inolvidables combates se tratara, la sangre llegó al río hasta extenderse por las redes sociales.

Las etiquetas #gameofthrones #GOTs8e3 y #GOTFinale, entre otras tantas, se apoderaron de las redes, donde los memes brotaban a montones y en los que la menor de la casa Stark, Arya, era una de las favoritas a coronarse como la reina.

El descontento con la hasta ahora mimada producción televisiva pareció ir in crescendo a medida que se emitían cada uno de los seis episodios de la última temporada, la cual ya no tuvo como referencia las novelas de George R.R. Martin, como al principio de la serie.

Incluso en el sitio Change.org el miércoles pasado comenzó una campaña para que HBO rehiciera toda la octava temporada.

Hasta el momento del cierre, llevaba un millón 134 mil firmas. “No incitamos a la violencia, solo sucede”, escribió antes de conocerse el desenlace @marcopisoni89, quien acompañó su mensaje en Twitter con una foto en la que se leía “Si Arya (Stark) muere, hacemos alboroto”.

Pero entre críticas y desilusiones, los récords de audiencia nunca abandonaron la serie y su penúltimo episodio, The Bells, fue visto por 12,5 millones de personas en EU en la difusión inicial —la mayor audiencia en la historia de la serie— y por 18,4 millones de usuarios de las plataformas de HBO.

Y ADEMÁS…

Y en México… Cientos de fanáticos se dieron cita en el Pepsi Center donde la cadena HBO organizó un evento con la idea de que pasaran todo un día de diversión, en diversos escenarios con temáticas distintas relacionadas a la exitosa serie.

Durante la tarde, los fans pasearon por las instalaciones jugaron con algunos, se aterraban con los caminantes blancos y se mostraron emocionados por saber qué les deparaba el final.

Así que cuando terminó la proyección en una gigante pantalla, los espectadores comenzaron a salir y las reacciones fueron más que divididas.