Gana del Toro como Mejor Director en los Globos de Oro

85

Agencias/Los Ángeles

Los Globos de Oro abrieron ayer la temporada de premios de Hollywood y además de celebrar lo mejor del cine y la televisión, fue la primera vitrina para condenar no solo el escándalo sexual que sacudió a la industria, sino para señalar la brecha salarial y la nula diversidad que aún impera.
Durante la velada en que actrices y actores hicieron una dura crítica social, la película “Three Billboards Outside Ebbing, Missouri” así como las series “Big Little Lies” y “The Handmaid’s Tale” fueron las principales ganadoras, todas caracterizadas por manejar temas actuales que buscan hacer conciencia entre la población.
Por su parte, el cineasta mexicano Guillermo del Toro se llevó el premio como Mejor Director gracias a su filme “La forma del agua” (The Shape of Water), cinta que estuvo nominada a siete candidaturas.
“Los monstruos me han salvado, me han absuelto. Los monstruos son los santos de nuestras imperfecciones”, dijo al recibir el reconocimiento. “Como directores estas cosas no se quedan en la filmografía, hacemos un pacto por pacto. Me ha tomado 25 años y no estaría aquí sin mi elenco, mi equipo y mis monstruos, muchas gracias”, expresó.
Del Toro compitió en dicha categoría contra Martin McDonagh (“Three Billboards Outside Ebbing”), Christopher Nolan (“Dunkirk”), Ridley Scott (“All The Money in the World”) y Steven Spielberg (“The Post”).
Cabe destacar que “La forma del agua” también se llevó la estatuilla para Mejor Banda Sonora. El filme protagonizado por Sally Hawkins y Doug Jones estuvo nominado a Mejor Película, Mejor Actriz en Película de Drama, Mejor Actriz de Soporte, Mejor Actor de Soporte, Mejor Director, Mejor Banda Sonora y Mejor Guión.
La historia del filme se desarrolla durante la década de los 60’s, en la Guerra Fría, donde una joven muda, que labora como empleada de mantenimiento en un laboratorio, se enamora de una criatura anfibia que está atrapada en dicho lugar.
El evento se celebró en el hotel Beverly Hilton de Los Ángeles con Seth Meyers, quien fue el maestro de ceremonias.

DENUNCIAN VISTIENDO DE NEGRO
Las escalofriantes denuncias contra el productor Harvey Weinstein develaron una cultura de acoso, abuso y violación practicada por pesos pesados como Kevin Spacey, Brett Ratner, Dustin Hoffman y James Toback, entre muchos otros. Se abrieron varias investigaciones policiales, pero hasta ahora nadie está en prisión.
“La gente está consciente del desequilibrio en el poder. Ha llevado al abuso en nuestra industria (…) está en todas partes”, dijo la múltiple ganadora de los Oscar y los Globos de Oro Meryl Streep, que como muchas estrellas llegó a la alfombra roja vistiendo de negro.
Streep, que ha sido acusada de saber y callar los abusos de Weinstein, productor de varias de sus películas, trajo a los premios como acompañante a Ai-jen Poo, directora de una organización por los derechos de las trabajadores domésticas.
Sterling K. Brown (This Is Us), y la ganadora del Oscar Catherine Zeta-Jones (Feud: Bette and Joan) también acataron la convocatoria de Streep a llevar atuendos negros en señal de rechazo al acoso y las agresiones sexuales.
Allison Williams (“¡Huye!”) y Christopher Plummer (“Todo el dinero del mundo”) agregaron algo de color a sus atuendos: ella con naranja en el cuello de su vestido, él con una camisa rosa.
Chrissy Metz (“This Is Us”) llegó con un botón del movimiento “Time’s Up” (se acabó el tiempo), otra iniciativa lanzada por cientos de mujeres prominentes de Hollywood para dar visibilidad al tema de los abusos.
Aunque los premios no son considerados un termómetro para el Óscar, porque no vota la industria del cine sino los miembros de la Asociación de la Prensa Extranjera de Hollywood, no deja de ser una gala de alto perfil. Destacó el severo discurso de Oprah Winfrey, quien recibió el premio honorífico Cecil B. de Mille por su trayectoria, convirtiéndose en la primera mujer afroamericana en obtener este reconocimiento.

El elenco de la serie “The Handmaid’s Tale”. Actrices y actores usaron el color negro para protestar contra el acoso sexual en la industria del cine