Exitoso regreso a los escenarios

21
El cantante estuvo al borde del llanto ante sus seguidores

Eduardo Gutiérrez Segura/México

Como el astro rey, así se plantó Luis Miguel en el centro de su universo en el Auditorio Nacional; con solo aparecer provocó la euforia de los 10 mil personas reunidas, quienes le dedicaron una ovación que se extendió durante varios segundos; a algunas las enamoró con su clásica imagen, traje, corbata, zapatos negros, y camisa blanca; a otros no los convenció.
La voz que lo llevó al éxito se mantiene, con algunos tropiezos que podían achacarse al sonido del lugar, pero el anfitrión daba muestra de la potencia bajando casi hasta su abdomen el micrófono y aún se escuchaba.
Conforme avanzaba el recital, cualquier cancelación del pasado, error de producción o del cantante no importó, porque era El Sol; el ídolo estaba en escena y el fervor de su público provocó que ese hombre siempre calmo casi llegara a las lágrimas antes de ofrecer sus primeras palabras.
“Buenas noches damas y caballeros, es un placer enorme tenerlos en este bellísimo lugar, el Auditorio Nacional; grandes y fundamentales motivaciones son las que tuve para regresar a los escenarios, una es la música y, dos son ustedes, muchas gracias por el cariño durante tantos años, deseo que esta selección de canciones sea de su agrado”, expresó Luis Miguel.
El repaso de éxitos inició con “Si te vas”, la favorita “Amor, amor, amor”, “Por debajo de la mesa” y varios medleys que el artista le encargó a su audiencia: “Ojalá que me puedan acompañar a cantar cada uno”.
Olvidó por un momento la letra de “Contigo a la distancia”, pero con su blanca sonrisa consiguió el perdón y terminó de convencer con “La gloria eres tú”, que le valió el aplauso de pie. Tras un breve respiro apareció el mariachi, con el que presentó su más reciente producción.
Ofreció siete piezas vernáculas, para luego regresar a los 80 con un popurrí y cerrar la velada con “Cucurrucucú Paloma”, el show finalizó a las 23:38.
SALUDA A SUS FANS TRAS EL CONCIERTO
Tal fue la emoción de Luis Miguel tras su concierto en el Auditorio, que antes de abandonar el recinto quiso agradecer a sus fans frente a frente.
El Sol salía a bordo de una camioneta negra, pero al ver a las decenas de personas que lo esperaban, se detuvo unos minutos, abrió la puerta y las saludó, lo que provocó la euforia de los fans.
“¡Luis Miguel!”, gritaron todos, y el intérprete, que tenía una toalla en el cuello y guantes negros, comenzó un breve diálogo con un sentido “¡Gracias!”.
A pesar de ser cuestionado acerca de su bioserie, del avance del acuerdo con Alejandro Fernández, de lo bien que se ve físicamente y de su sentir ante el éxito en el primero de sus conciertos en el Auditorio, Luismi se limitó a sonreír y responder: “¡Gracias, gracias!”.
Acarició la cabeza de algunas de las chicas y se mantuvo tranquilo mientras sus seguidores capturaban el momento con su celular y los reporteros con sus cámaras de video y fotografía.
Luego de algunos minutos, Luis Miguel agradeció una vez más y con ayuda de su escolta cerró la portezuela para seguir su camino.