Diversidad étnica, la fortaleza en películas de Maze Runner

17
Los protagonistas se enfrentarán a la enfermedad Llamarada

Agencias/México

En un bar “pequeño y deslucido” de Ciudad del Cabo, Kaya Scodelario, Dylan O’Brien, Ki Hong Lee y Thomas Brodie-Sangster charlan acerca de decir adiós a la trilogia que los mantuvo juntos cuatro años: Maze Runner; mientras pasan las horas, la actriz aplaude la decisión del director Wes Ball de mantener la diversidad étnica en su elenco, que al final resultó ser una de las fortalezas de la saga.
La plática de los actores sucedió durante la segunda semana del rodaje de Cura mortal. Con esta tercera y última entrega, Scodelario confía en que la audiencia podrá “sentirse identificada con los personajes; vivimos en un mundo muy hermoso, que es muy diverso. Me siento muy orgullosa de ser londinense. Saber que crecí en medio de todo tipo de etnicidad.
“Crecí en medio de muchas culturas y mis amigos son completamente diferentes, maravillosos y únicos. Me da mucho orgullo saber que nuestro reparto sea tan diverso, que lo reconozcamos y que no apelemos a los estereotipos intrínsecos”, asegura Kaya. En Maze Runner: Cura mortal se develará el destino final de Thomas (O’Brien), Minho (Lee), Newt (Brodie-Sangster) y la propia Teresa, que encarna Scodelario, mientras llevan la guerra a la que podría ser la última ciudad que queda y el bastión de CRUEL, para evitar el sacrificio de la gente joven para sanar al mundo postapocalíptico de la enfermedad Llamarada.
Kaya considera que, con su visión, Ball cumplió un objetivo necesario en el cine actual: “Necesitamos regresar a contar historias. Nos hemos perdido en la estética y en todas las pruebas de audiencia y de lo que piensan que funciona y de cómo pueden hacer dinero de la manera más fácil. “Que estemos aprendiendo no sólo a contar historias, sino que también todos tengan una y, de hecho, que las más interesantes no sean sólo de hombres blancos heterosexuales”, expresa la actriz.