“Bioserie de María Félix debe mostrar su férrea disciplina”

84

Agencias/México

El dramaturgo y escritor Miguel Sabido sugiere que en la bioserie que producirá Carmen Armendáriz en homenaje a María Félix, se destaque lo mítica que fue, así como la férrea disciplina que tuvo para trabajar.
“Si Carmen Armendáriz la hace, seguro estará muy buena porque hace tiempo produjo ‘La hora marcada’ y le quedó muy bien, es una mujer muy talentosa. Me gustaría mucho que destacara la carga mítica de María, así como lo disciplinada que fue”, dijo en entrevista.
Recordó que una tarde, cuando durante seis meses platicaron acerca del libreto de la telenovela “La constitución” que “La Doña” protagonizó en 1970 bajo la producción de Ernesto Alonso, Sabido le dijo: “Lo que pasa es que tú eres un mito”.
Ella respondió molesta que un mito era una mentira, pero el escritor le explicó que el mito es algo legendario.
“Ella traía un suéter negro y unos pantalones entallados de color negro. Después de responderle, se metió a su recámara y regresó cubierta de serpientes. Traía una diadema de serpientes, un collar con serpientes, lo mismo que en los brazos, los antebrazos y las muñecas. Hasta en los tobillos estaba cubierta de serpientes”, detalló.
“Esa es la versión mítica que tengo de María. Ojalá que Carmen incluya ese aspecto. María sabía de su poder, de lo que representaba, de la importancia histórica, filosófica y mítica que tenía para el pueblo de México”.
Trabajar con ella no fue complicado, al contrario, Miguel Sabido resaltó que fue un placer.
“Era una mujer muy inteligente, sobre todo, era un soldado de la disciplina. Hay una escena en la que está con las indígenas y trae vendada la mano derecha. Se debe a que el día anterior grabamos una fiesta indígena y al lanzar un cuete se destrozó la mano y tuvieron que entablillársela, por eso trae el paño negro.
“Lo sorprendente de todo es que María aguantó a terminar la escena sin quejarse, pero después casi se desmayó del dolor. Era totalmente una espartana”, destacó.
Sabido comentó que la personalidad de la actriz era “interesante y arrolladora”. Prácticamente él tuvo que convencerla para que aceptara hacer dicho melodrama histórico.
Alonso la citó a cenar en su casa con el propósito de platicar sobre el proyecto.
“María llegó deslumbrante de belleza. Tenía 58 años y estaba en la plenitud. Lucía un vestido blanco con su famoso cinturón de diamantes y se le veían unos ojos brillantes como esmeralda. Ernesto se hizo el loquito y nos dejó solos en un rinconcito para que yo lograra convencerla”.