Adriana Barraza agradece trabajar con no actores

42
La nominada al Oscar protagoniza Todo lo demás

Eduardo Gutiérrez Segura/México

Adriana Barraza protagoniza Todo lo demás, el primer filme de acción de la documentalista Natalia Almada (El velador), en el que afrontó un reto muy particular: estar rodeada de no actores; la situación la hizo disfrutar como pocas veces el set, la retó e hizo crecer en la profesión en la que ha sido aplaudida desde México hasta la academia hollywoodense.
“Me gustó mucho hacer esta película, fue un reto muy interesante poder trabajar con no actores, en el sentido de ver cómo dan réplica, pero lo más importante es que yo no me viera como actriz, sino como persona; tuve que encontrar la manera actoral y conceptual para no tener cara de palo, porque pasa mucho, fue un trabajo muy complicado”, cuenta
Barraza.
Adriana acepta que “el talento” de Natalia fue otra razón de peso por la que aceptó protagonizar el guión en el que encarna a doña Flor, burócrata amante de los gatos, temerosa del agua y en soledad. La nominada al Oscar aplaude que el filme le dé su mayor peso a una mujer que en otras circunstancias sería invisible.
“Todos somos doña Flor o tenemos a una en nuestra familia, hemos experimentado con la soledad, no con la que naciste, sino con la que se sufre, como la que hemos padecido todos en Ciudad de México. Es una película compleja que muestra a un ser humano, que no es bueno ni malo, lo es todo, tiene mezquindades y bondades, eso me gustó poder mostrar”, agrega Barraza.

La cinta fue filmada dentro de los vagones del Sistema de Transporte Colectivo Metro

Filmada en gran parte dentro del Metro capitalino, en el vagón de mujeres, la cinta permitió a Almada hacer un análisis del contexto social en el que vivimos, que obliga a la separación de géneros para evitar acoso, pero ver también que no todo es rosa en ese ambiente femenino y hacer “un compromiso feminista” al dar rostro a una mujer alejada de los estereotipos habituales.
“Llevo 15 años haciendo cine, por un lado es un compromiso feminista decir que mi mirada, mi visión, mi punto de vista como mujer cuenta y debe ser parte del diálogo de mi sociedad, eso no es tan fácil para las mujeres, porque no se nos ha dado ese espacio todo el tiempo, sigue siendo una lucha.
“Esta es una película de una mujer que tiene 60 años, no es esposa, ni mamá de nadie, no tiene sexo, no es violada, no tiene esos papeles de los que ‘tiene que ser una mujer’ si va a salir en pantalla, es muy difícil, si pensamos que venimos de una cultura que valora más la visión del cine hecho por hombres, decir que estas historias también cuentan y son interesantes”, dice Natalia.
La cineasta espera contribuir a que después de ver Todo lo demás el público se interese en los relatos de rostros que parecerían intrascendentes:
“Un hombre de 23 años también se puede interesar en la vida de doña Flor, aunque sea mujer y mayor; una mujer de 60 años no tiene opción, lleva toda la vida consumiendo historias de hombres.
“Representaciones de mujeres a través de una mirada masculina, entonces, siento que todas las que estamos haciendo cine, tanto como realizadoras, fotógrafas o actrices, es un trabajo decir: tenemos que participar, tener una voz que cuenta y pedir que se valore igual que la masculina”, expresa Almada.

Milenio Diario