Conocimientos tradicionales también son alternativas de desarrollo
La capital campechana es considerada como Patrimonio Histórico de la Humanidad.

El producto turístico más importante que actualmente tiene el estado de Campeche es su riqueza patrimonial, tanto la capital considerada como Patrimonio Histórico de la Humanidad como Calakmul, las zonas arqueológicas y las expresiones culturales de los municipios, consideró el secretario de Cultura, Delio Carrillo Pérez.

Ante la propuesta para que el rubro de cultura acompañe al sector turístico en las ferias promocionales que se realizan en el país y en el extranjero, Carrillo Pérez señaló que en los recientes años se ha trabajado bastante con las expresiones culturales intangibles.

“Hemos declarado Patrimonio Cultural Intangible el tejido de la palma de jipi, igual que los rituales de los muertos de Pomuch y la vaquería, son expresiones vivas que si sabemos aprovecharlas, podríamos generar un producto turístico importante y buscar que de esta manera se detonen algunas regiones del estado”, indicó.

El Secretario de Cultura puso como ejemplo la Zona Norte del estado, conocida como el Camino Real, donde se presentan ese tipo de expresiones, con las cuales se pudiera trabajar el fortalecimiento de la identidad y desarrollo de la actividad económica con vistas a los saberes tradicionales.

Pidió no olvidar que tanto las artesanías como algunas otras actividades que derivan de conocimientos ancestrales tradicionales, también son alternativas de desarrollo, tanto turístico como económico y deben ir acompañadas de las secretarías en la materia, para que el beneficio sea mayor.

“La propuesta de la Secretaría de Turismo va en el sentido de generar corredores, identificar cuáles son las regiones que tienen similitudes en expresiones artísticas y culturales, para que podamos trabajar con los gobiernos municipales y comunitarios, para desarrollar actividades que se puedan ofertar”, confirmó.

Carrillo Pérez consideró que, si bien las expresiones culturales son comunitarias y espontáneas, también se pueden organizar de tal manera que estos corredores puedan ser difundidos hacia afuera en fechas específicas, como por ejemplo, cuando se realizan las ferias patronales, donde se puede sumar toda la información relacionada con la cultura de la región.