Redoblan esfuerzos para fomentar el hábito de la lectura

5
Las salas de lectura cuentan con la colaboración voluntaria de los mediadores quienes trabajan en cualquier espacio apto para leer.

Por: Lorena García

En los dos años de administración se han publicado casi 50 títulos y se trabaja fuertemente en el fomento a la lectura, destacó el secretario estatal de Cultura, Delio Carrillo Pérez, en referencia al Día Nacional del Libro que se conmemoró este 12 de noviembre.
En México, el Día Nacional del Libro fue instituido por decreto presidencial en 1979, en el marco del nacimiento de la poeta mexicana Sor Juana Inés de la Cruz (1651), defensora del derecho a leer. Por lo anterior, durante todo el año el Gobierno del Estado de Campeche a través de la Secretaría de Cultura (Secult) trabaja con diversos programas para fomentar no solo el hábito a la lectura, sino abrir oportunidades de desarrollo y crecimiento para los creadores literarios.

Delio Carrillo Pérez, secretario de Cultura

En entrevista con Novedades Campeche, Delio Carrillo Pérez comentó que además de apoyar en la publicación de libros y equipamiento de bibliotecas, se capacita a los mediadores de lectura, se apoyan diversas ferias de libros en los municipios y de la Universidad Autónoma de Campeche (UAC), entre otras actividades.

¿Qué hace la Secretaría de Cultura en el tema de publicación de obras literarias?
En este caso estamos haciendo cosas muy interesantes. Sí publicamos, de hecho, en estos dos años parece que no, pero llevamos casi 50 títulos de alto nivel por su formato de presentación que es de alta calidad, al tratarse de libros de arte que hablan de Campeche y que tienen un sentido que es justamente el de difundir lo que tenemos en la entidad a la gente de fuera.
Pero también hay muchas publicaciones que son producto del trabajo de creadores de literatura y otros que tenemos en el “horno”; hemos publicado cuentos, investigaciones; por ahora estamos revisando la publicación del escritor Carlos Badillo, un académico que está haciendo un trabajo de la narrativa de Campeche de los años 90.
Estamos publicando también un libro sobre la historia de los chicleros, de Salvador López Espínola, además de un hermoso libro del maestro Jorge Cocom, que es un laureado escritor sobre todo de cuento infantil y de poesía en maya y que ha sido premiado en el Círculo de Artistas Poetas Mayas de Nueva York y en la pasada emisión de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara recibió un premio especial. Con él estamos publicando un libro que lleva unos gráficos hermosísimos de un campechano que firma como Quetzal y es para niños, estamos trabajando para todos.
Hay más. Estamos haciendo una reedición del reconocido maestro y arqueólogo Ramón Piña Chan que fue un campechano notable; se hizo un libro sobre la historia de Campeche que es vigente por el trabajo de investigación y que vamos a ilustrar con fotos bonitas, éste no lo tenemos listo porque está en imprenta, pero si se termina en diciembre lo lanzamos.

¿Cuáles son las acciones para fomentar la lectura?
Estamos trabajando muy de cerca con la Red Estatal de Bibliotecas, desde hace tres meses entregamos equipamiento, computadoras, iPad, escritorios, anaqueles y libros a las bibliotecas de todo el Estado. Ahora cubrimos más o menos la mitad, nos falta otro tanto. Lo que pasa es que hemos estado con una agenda muy complicada y quiero ir personalmente a hacer cada entrega porque leo “la cartilla”, es decir, en cada lugar advierto que lo que entrego no puede salir hacia una oficina municipal y por ello, cada determinado tiempo mando al contralor para que corrobore que las cosas siguen donde las dejé porque luego dejas las plasmas, las computadoras, los proyectores que son para la biblioteca y, no quiere decir que yo lo haya visto o me haya tocado, pero en otras administraciones al otro día vas a las oficinas y resulta que se llevaron las cosas a otras áreas. Esa es otra parte en lo que estamos trabajando.

¿En qué consiste el programa de Salas de Lectura?
Tenemos el Programa de Salas de Lectura con recursos compartidos con la Federación, uno a uno, en donde lo que estamos haciendo es capacitar a la gente que atiende por un lado en bibliotecas, y por otro a los que llamamos “Mediadores de Lectura”.
Los mediadores de lectura son las personas a quienes no se les paga sino que de modo propio ellos tienen círculos o salas de lectura, lo hacen en su casa, en las bibliotecas, en casas de cultura, en centros de barrio, ellos deciden dónde y nosotros les damos los libros e insumos que necesiten, no les damos sueldo porque el programa no los considera y porque ellos lo hacen a voluntad.
Estamos haciendo cosas muy interesantes porque le hemos dado un giro desde que inició la administración. No se había realizado un encuentro entre los mediadores de lectura y la Secult y lo primero que hicimos fue eso, tenemos aproximadamente 100 mediadores en todo el Estado a quienes capacitamos para que no sean improvisados en sus tareas de fomento a la lectura, en sus lecturas en voz alta y puedan hacer maravillas con los temas, por ejemplo. dinámicas de lectura en atril, ejercicios, ayudar a pensar, a volar la imaginación, ellos están conscientes de esto.
En el último encuentro realizado entregamos diplomas a académicos firmados y avalados por la Universidad Autónoma Metropolitana porque con ellos tenemos un convenio, son sus maestros los que vienen a dar la capacitación. También entregamos credenciales que da la Secult Federal que los registra como Mediadores de Lectura capacitados.
Los hacemos sentir importantes porque los mediadores son un ejemplo de lo que es la responsabilidad social, que es justamente cuando uno adquiere o toma la decisión de hacer algo en beneficio de los demás sin necesidad de que le paguen.

¿El programa de lecturas en voz alta?
Traemos gente que hace lectura en voz alta que se vuelve un poco más de espectáculo pero es un atractivo para que el público se acerque a escuchar, a veces vienen porque va a leer una actriz o una persona que conocen, pero al final se llevan algo, se llevan una lectura y esa es la ganancia.