Instruyen sobre el efecto de la música en las emociones

22

Estudiantes de la Facultad de Medicina abarrotaron el auditorio del Campus III, de la Universidad Autónoma de Campeche para disfrutar de la clase magistral “Música para los Ojos”, del maestro Alejandro Mora Toraya.
Al iniciar la conferencia, el experimentado músico campechano habló a los estudiantes sobre la importancia de la música para el ser humano, ya que se trata de un lenguaje universal, con efectos tanto a nivel físico como emocional.
Con ayuda de un proyector y un excelente sistema de sonido, llevó los hechos a la práctica y ejemplificó los efectos de la música a través del cine con las composiciones musicales que han contribuido a encumbrar a grandes clásicos del cine como “El Resplandor” y “2001: Una Odisea del Espacio”, de Staley Kubrick; “Tiburón”, de Steven Spielberg; y “Ran”, de Akira Kurosawa, entre otras más.
“La música es fundamental para comunicar el drama que ofrece el cine, es decir, los clímax, aquellos momentos de emoción”, expresó el maestro Mora quien también director de la Casa de la Música “José Narváez Márquez”, de la Secretaría de Cultura.
Hacia el final de la clase, expuso ejemplo de la manera en que se escribe la música y cómo desde la partitura expresa las emociones.
Esto, explicó, debido a que la escritura musical también es gráfica y se basa en sonidos que se pueden escribir hacia arriba o abajo. La música escrita es un lenguaje de imágenes que se traducen en sonidos literalmente altos si son agudos y bajos si son graves.
E incluso, dijo, es posible graficar los sonidos de la naturaleza, el canto de las ballenas, del agua, etcétera y ser un lenguaje para crear música.
Cabe destacar que el maestro Alejandro Mora Toraya ha incursionado en el estudio de la armonía, la melodía, el canto, ritmo, tonalidad y todos aquellos elementos que conforman el arte de la música, en el Conservatorio de la Universidad Veracruzana.
Su preparación lo ha llevado a destacar como director, compositor, maestro y bajista de cantantes como Enrique Iglesias y grupos musicales como “Enerjazz” e “Hiperfonia”, siendo así tan solo unos pasos importantes en su carrera.
En 1988 se convirtió en miembro del grupo de jazz de la Universidad Autónoma de Campeche, fundando tiempo después el grupo de jazz “Xamán”, del cual se han grabado discos como “Majazz”, “Huracán”, y “Xamán-Ek”, en los cuales se han incluido temas de su autoría.