Esfuerzos sin precedentes a favor de producción poética

30

Con un reconocimiento a las letras nutridas de la sabiduría y la singularidad de los poetas del ayer y contemporáneos, principalmente las de aquellos que preservan nuestra lengua materna a través de sus versos, Campeche celebró el Día Internacional de la Poesía.
En torno a esta conmemoración instaurada en 1999 por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), el secretario de Cultura, Delio Carrillo Pérez, expresó que es precisamente este legado un llamado a las nuevas generaciones para incursionar en ese género.
Consideró que en los últimos años, la producción poética ha mermado por lo que es importante que quienes sientan esta inquietud la desarrollen.
“A diferencia de otros géneros de la literatura, la poesía surge desde lo más profundo del artista, expresa sus emociones y busca la expresión a través de los versos, de publicarlos”, subrayó.
En este proceso creativo, expresó, pueden presentarse diferentes circunstancias, pero la realidad es que el artista debe creer en su talento, en su obra y recurrir a las instancias necesarias.
Para ello, el titular de la Secretaría de Cultura recordó que el Gobierno del Estado ofrece diversos estímulos a la creación y el desarrollo artístico, a través de programas de capacitación, cursos, talleres, diplomados, etcétera, así como en sus diferentes centros de formación como la Biblioteca Pública Central “Lic. Francisco Sosa Escalante” y la Biblioteca Campeche.
Citó como ejemplo un taller de creación de poesía que se realizó en Ciudad del Carmen y tuvo como resultado la conformación de una Academia Literaria.
Otros medios, resaltó, son los diferentes programas o fondos para el financiamiento de proyectos que promueven la poesía, principalmente entre niños y jóvenes, así como editoriales, es decir para la publicación de la obra.
En este sentido, recordó que actualmente el Gobierno del Estado apoya por medio de la colección editorial “Crecer en Grande”, iniciativa que ha permitido la publicación importantes obras que preservan el patrimonio cultural y artístico de los campechanos.
De igual manera, precisó que se impulsan diferentes certámenes de poesía como el Premio Hispanoamericano de Poesía “San Román”, el Premio Internacional de Poesía “Ramón Iván Suárez Caamal”, el Premio Internacional de Poesía “Waldemar Noh Tzec” y el Certamen Nacional de Poesía de los Juegos Florales Nacionales Universitarios, entre otros.
LEGADO E INSPIRACIÓN
Sobre el legado poético, el Secretario de Cultura expresó que sin duda los campechanos tienen mucho porqué celebrar en el Día Internacional de la Poesía.
Ejemplo de esta grandeza son los versos en prosa de Justo Sierra Méndez que escribió en su obra Playera: “En la mansa orilla de mis playas natales, brotan los cuentos, florecen las leyendas, como las rosas y los jazmines que bajan al arenal…”.
Otro ejemplo es Nazario Víctor Montejo Godoy, quien escribió: “…Todos quieren los más grandes, los de amarillas ventrechas. Por fin, compra usted un par después de toda pelea, y ensartados en un guano a su casa se los lleva, fragmento de “Cómo se come el Pámpano en mi Tierra”.
Ambos son testimonios de la memoria histórica de la poesía que se encuentra en el libro “Los Frutos del Solar Nativo”, coordinado y compilado por Delio Carrillo Pérez, publicado por la Universidad Autónoma de Campeche en 2011.
Esta obra rescata el antecedente más antiguo sobre este género en Campeche, con una anécdota de finales del siglo XIX, sobre cinco poetas que deciden compartir el reto de escribir cada uno un soneto, en 15 minutos. “En las postrimerías del siglo XIX, cinco alegres camaradas paseando por todos los rumbos de la ciudad en su maltrecha calesa detuviéronse a las puertas de “El café de los cubanos”, establecido entonces en la esquina de las que fueran las calles de Colón e Hidalgo (hoy 12 con 57)”.
Dichos poetas sugirieron dejar recuerdo de sus horas venturosas, haciendo cada uno un poema al que en un principio propusieron nombrarle “Felices los que siempre ríen”, pero que finalmente acordaron denominar “Bienaventurados los que lloran”. Sus nombres son Heriberto Barrón, José Felipe Castellot Bajia, Gustavo Martínez Alomía, Lisandro Hernández Castillo y Pedro Rodríguez Palmero.
Desde entonces, es larga la lista de vates campechanos que han escrito y difundido su obra de todas partes del Estado, desde el Camino Real hasta Palizada.
Sin embargo, mención aparte merece la poesía maya, que a través de los años no sólo ha sido una fuente de creación artística sino también de preservación de nuestra lengua materna, a través de poetas como Briceida Cuevas Cob, Jorge Cocom y Waldenar Noh Tzec, entre otros.
Finalmente, Carrillo Pérez hizo un llamado a las nuevas generaciones que sienten inquietud por la poesía, para que tomen la decisión de adentrarse en ella, formarse y dar a conocer su obra.
“Sabemos que muchas veces hay dudas en cuanto a los parámetros o modelos de producción en cualquiera de los géneros literarios y puede surgir la incertidumbre, por eso creo importante que se acerquen a los talleres que ofrece la Secretaría de Cultura sobre apreciación del arte y técnicas literarias, entre otros temas, para que y trabajen en ello de tal forma que logren encontrar su voz a través de la poesía”, concluyó.

Información: Noemí Heredia Bernés