Entregan estímulo a ganadora del Premio Juan de la Cabada

91
Aspecto del reconocimiento y premio a la escritora campechana.

Grisel Okairi Cutz Gómez, joven escritora campechana ganadora del Premio de Bellas Artes de Cuento Infantil “Juan de la Cabada Vera” en su edición 2017, recibió anoche estímulo por 200 mil pesos del coordinador nacional de Literatura del INBA, Geney Beltrán Félix.
En la Sala Patrimonio del Centro Cultural “El Palacio”, durante la ceremonia de premiación, Beltrán Félix destacó que Grisel se hizo acreedora al Premio, debido a que su trabajo literario titulado “El fabuloso mundo de monstruotopía” tuvo unidad narrativa de los relatos, la creación de un universo ficticio sólido, espíritu lúdico y humorístico; concisión, cuidado en la forma de cada uno de los cuentos y del conjunto de la obra; además del colorido de su imaginería y sutileza con que aborda los valores con los que trata.
Indicó que la convocatoria es posible con la coordinación entre la Secretaría de Cultura (Secult) Federal, a través del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) y la Secretaría de Cultura (Secult) del Gobierno del Estado de Campeche.
Agregó que la exquisita producción literaria, con un contenido muy original, se ganó la calificación por unanimidad del jurado conformado por el poeta y traductor Luigi Amara; la escritora y poetisa maya bilingüe, Briceida Cuevas; y el historietista y diseñador gráfico mexicano, Bernardo Fernández “Bef”.
Indicó que al ajustarse 31 años del fallecimiento de Juan de la Cabada, un emblemático autor del sureste mexicano que contaba historias fabulosas, es extraordinario reconocer a los mejores cuentos para niños escritos en el país.
Recordó que la obra de Juan de la Cabada fue riquísima, diversa y abundante; versátil como su vida misma. Fue obrero, contratista, guionista de cine, periodista y docente.
En tanto, Grisel mencionó que su obra trata de un cuento que abarca un mundo dentro de otro, que incluye mucho humor, donde los personajes tienen muchas aventuras que describen su grandeza.
“Los personajes pertenecen a una casta distinta, y como yo, son domesticados, siempre buscando marcar la diferencia, por pequeña que ésta sea, y aunque ellos sabían que el camino iba a ser muy difícil, porque los problemas se convirtieron en montañas demasiado grandes para ellos, tuvieron las agallas para iniciar el viaje hacia la metamorfosis, por lo que la obra está dedicada a la grandeza de todos”, finalizó.