Amor y fe para subsanar la profanación de Sagrario

18
La puerta de la Capilla de Adoración Perpetua de la Parroquia de Nuestra Señora de la Candelaria fue forzada y el Sagrario profanado.

El corazón de la fe católica se vuelve a llenar de tristeza pero se fortalece en el amor de Dios, afirmó la Diócesis de Campeche al convocar a la feligresía a realizar actos de desagravio por la profanación del Sagrario de la Capilla de Adoración Perpetua de la Parroquia de Nuestra Señora de la Candelaria.
La Diócesis de Campeche informó que este acto reprobable ocurrió la madrugada del pasado martes 16 de octubre, cuando él o los vándalos forzaron la puerta de la Capilla de Adoración Perpetua, así como el Sagrario que resguardaba las especies consagradas, el vino y las hostias.
Ante este hecho reprobable, el Consejo Diocesano de Pastoral convocó a toda la feligresía a sumarse a las misas, horas santas y rosarios, que se celebrarán en las parroquias y capillas en desagravio a este acto reprobable.
Cabe mencionar que con este hecho, ya suman más de una docena de robos y profanaciones en diferentes parroquias y capillas en el territorio diocesano en los últimos dos años, hecho que la Iglesia identifica como muestra, lamentablemente más frecuente, de sectas satánicas o personas que equivocan el camino y creen que al ofender a Dios lograrán alguna recompensa del mal.
La Diócesis de Campeche ha comentado que, en la entidad, existe la evidencia de sectas o grupos satánicos que incurren en el robo de las especies consagradas, hostias y vino, para sus rituales satánicos, actos que suelen cometer principalmente durante determinadas fechas como la Semana Santa, previo o durante las celebraciones de Fieles Difuntos en que muchos de éstos honran al demonio o la muerte.
Finalmente, recordó que ante el acontecer de hechos como este, la Iglesia convoca a sus feligreses a realizar actos de desagravio, es decir, hacer enmienda a través del amor a Dios, restaurar lo que fue injustamente tomado y compensar con generosidad el egoísmo que causó la injuria.

Información: Noemí Heredia Bernés