Consagran su juventud con todo su amor y fe

16
Las quinceañeras acompañadas del presbítero Francisco Velázquez Trejo, párroco de la Catedral de Campeche.

Noemí Heredia Bernés

Un total de nueve quinceañeras consagraron su juventud a la Inmaculada Concepción, durante el tradicional Gremio y Baile de Quinceañeras que se llevó cabo la noche del sábado en la Catedral de Campeche.
La tradición recuperada en los últimos siete años se revivió cuando las jovencitas y sus familiares peregrinaron desde el atrio del ex Templo de San José hacia la Catedral y después, participaron en el rosario y misa de acción de gracias a la Inmaculada Concepción.
Durante el recorrido, las jóvenes portaron una lámpara o farolito que simboliza la fe que profesan a Dios y su deseo por seguir su voluntad como luz para su camino por la vida.
Al llegar a la puerta principal, las jóvenes y sus familiares fueron recibidas por el presbítero Francisco Velázquez Trejo, párroco de la Catedral, quien las bendijo y condujo hasta el altar, acompañadas de sus chambelanes.
Durante la homilía, el padre Francisco Velázquez Trejo aconsejó a las quinceañeras sobre el sentido de vida que los jóvenes deben darle en la actualidad; además de que les pidió conocer, amar e imitar las virtudes de la Virgen María, Madre de Dios, en especial en su advocación a la Inmaculada Concepción.
Explicó que una de las principales cualidades de la Virgen María es su obediencia a la voluntad de Dios, no con una actitud de sometimiento sino de amor y fe, algo de los cual el mundo actual necesita mucho, en especial los jóvenes.
De igual manera, llamó a los padres y padrinos no olvidar que son ejemplo y guía de las jóvenes, por lo que es importante también estar cerca de Dios para contar con la sabiduría y fortaleza necesaria para dar un buen testimonio de vida.
Al finalizar la ceremonia, las quinceañeras se tomaron las fotos de recuerdo en el altar principal, junto a la imagen de la Inmaculada Concepción y posteriormente, disfrutaron de la fiesta preparada en su honor, que se llevó a cabo en el atrio de la Iglesia Catedral.
Ahí, las jovencitas bailaron su vals coreográfico con sus chambelanes y después, con sus familiares y amigos, además de que disfrutaron de una deliciosa cena amenizada por la Marimba del Gobierno del Estado.