Caballero de Fuego visita a pobladores

13
Mucha gente es devota de esta tradición y participa en la elaboración del Dzulika’ak

A partir de hoy y hasta el domingo, el “Caballero de Fuego” (Dzulika’ak), bautizado este año como “Juan Platón”, recorrerá las calles de la comunidad para ser incinerado en el parque principal después de la procesión de San Diego de Alcalá, patrono de los nunkinienses.
La costumbre de sacar a pasear al muñeco fabricado con periódico y retazos de tela data del siglo XVII cuando azotó la viruela negra y acabó con toda la comunidad de nombre Chan Kaa’.
La gente, asustada por las muertes, pidió a San Diego de Alcalá, patrono de Nunkiní, acabar con tanto sufrimiento y como por arte de magia la epidemia no llegó a su localidad. Esto fue considerado un milagro y desde entonces la gente acostumbra quemar a un muñeco de trapo y papel para que no regrese la enfermedad.
La costumbre es hacer donativos en dinero o con papel y retazos, pues luego de incinerar al muñeco los devotos guardan un poco de ceniza en casa para que los proteja de cualquier mal.
El señor Emigdio Ac Naal, presidente de la sociedad “Caballero de Fuego”, explicó que la viruela negra acabó en aquel entonces con la población de Chan Kaa’ ubicada a un kilómetro del lado norte de Nunkiní.
Los antiguos pobladores y devotos de San Diego de Alcalá pidieron hacer el milagro de acabar con la enfermedad para que no llegue a sus hogares, la cual no se expandió.
La costumbre es quemar al “Caballero de Fuego” después de la procesión del santo que se celebra dos veces al año, el primero en su fiesta de marzo o abril y el segundo, el 13 de noviembre.
El Dzulika’ak, que será incinerado el domingo con el nombre de “Juan Platón”, visitará a los lugareños en recorrido que simboliza la protección de toda enfermedad.

Información: Rosendo Balan Caamal