Abogan reos por su libertad espiritual

19

Un emotivo encuentro de fe se vivió el lunes pasado entre los muros del Centro de Reinserción Social de San Francisco Kóben, durante la Misa por el Jubileo de la Merced que celebró el Obispo de Campeche, Monseñor José Francisco González González, en el lugar.
Para este importante acontecimiento y con el lema “Una visita llena de esperanza”, arribó al penal del Estado la imagen de Nuestra Señora de la Merced, desde la cabecera municipal de Champotón, donde se encuentra la parroquia consagrada en su honor.
La celebración religiosa tuvo como objetivo brindar alimento espiritual a los reclusos y alentar su esperanza en la misericordia de Dios por intercesión de Nuestra Señora de la Merced, patrona de los presos. Como muestra de su devoción, los reclusos obsequiaron a la imagen unas esposas abiertas, las cuales colocaron en la mano derecha de la imagen.
Durante la celebración de la misa, Monseñor José Francisco González invitó a los participantes a reflexionar sobre su historia de vida y tener plena confianza en el camino de transformación, de misericordia y amor que solo Dios les puede ofrecer.
Uno de los momentos más emotivos de la ceremonia fue cuando el Obispo dirigió una oración a los presos para que mantuvieran encendida en ellos la luz de la esperanza, que es Cristo, y que Él se convierta en su fortaleza para no caer más en las desventuras del pecado.
Finalmente recordó que todos los hombres y mujeres de fe deben saber que en el camino de la vida, entre las alegrías y las dificultades, siempre se cuenta con la maternal intercesión de María, madre de Dios, en este caso en la advocación de Nuestra Señora de las Mercedes.
Cabe mencionar que la fe en Nuestra Señora de la Merced o de las Mercedes surge en el siglo XIII, época en que los moros saqueaban las costas y se llevaban a los cristianos como esclavos a África. Ahí, la Virgen se apareció a San Pedro Nolasco y lo animó a seguir liberando a los cristianos esclavos, es por ello que se le reconoce como intercesora a la misericordia de Dios y liberadora de los cautivos.

Información: Noemí Heredia Bernés