Niegan persecución política

47
Ana del Carmen del Río Lastra, con sus abogados José Alfredo Cardeña Vázquez y Manuel Iris Balam

La detención del columnista M.V.A. alias “Bestiómetro”, no es por persecución política, sino es por sustracción de menor e incumplimiento de pensión alimenticia, aclaró su ex esposa Ana del Carmen del Río Lastra, en rueda de prensa a la que acudió en compañía de sus abogados, José Alfredo Cardeña Vázquez y Manuel Iris Balam.
“Como mamá, mi último recurso es llegar a estas instancias legales, puesto que muchas veces rogué, imploré, supliqué y lo único que el señor Miguel en una llamada en tono sarcástico me dijo: no te voy a regresar al niño y hazle como quieras”, señaló.
Al hacer uso de su derecho de réplica, relató ante medios de comunicación que fue hace 11 años que contrajo matrimonio con M.V.A., y producto de esa relación nació el pequeño Miguel. Sin embargo, en el 2013 se dictó la sentencia de divorcio y ella se quedó con la custodia del pequeño, mientras que el padre podría convivir con él, principalmente los fines de semana y vacaciones. Durante cuatro años hubo una relación cordial, pero fue al finalizar las vacaciones de verano cuando el problema empezó, debido a que no le devolvió al niño ni le permitió verlo por dos meses y medio. Actualmente, el pequeño ya está con su madre.
“En los días correspondientes, antes de regresar las vacaciones de verano conmigo para retomar sus estudios al tercer grado de primaria, grande fue mi sorpresa y comienzo de este viacrucis, cuando el señor ya no me lo quiso regresar”.
“En Champotón donde lo tenía mañosamente, ya lo había inscrito con meses de anticipación en el Instituto Mendoza, y esto dio pie de que yo llegara a la conclusión de que su plan desde un principio era quedarse con el niño y cambiar la custodia que a mí me correspondió desde el momento en el que se dictó la sentencia de divorcio en el año 2013, y a lo que el señor M.V.A., .no le importó desde el momento en el que no me lo devolvió y priva a mi hijo del derecho de convivencia conmigo durante dos meses y medio”, dijo al borde de las lágrimas.
Ante dicha situación, señaló que no tuvo otra opción que iniciar esta batalla “infernal y desgastante” para ella y su pequeño hijo, pues aclaró que si no se había atrevido a hablar no es por “proteger un sistema”, sino por la salud e integridad mental del niño, pero ya que el columnista ha dado tanta información a su modo, cambiando una y otra vez los hechos, haciéndola parecer una persona mala ante la opinión pública y su hijo, es que decidió romper el silencio.

SOLO PAGÓ MULTAS
Ana del Carmen del Río Lastra agregó que acudió a las instancias correspondientes para comenzar un juicio de ejecución de sentencia; es decir, le pidió al juez que le dijera al padre del niño que le devolviera a su hijo porque ella tiene la custodia. Pero en dos ocasiones prefirió pagar multas a obedecer y es por ello que incluso se usó la fuerza pública en Champotón, pero ni así devolvió al menor.
Por su parte, el abogado Cardeña Vázquez señaló que son dos expedientes en el caso de M.V.A., los que están en etapa de investigación complementaria y por obvias razones no se pueden dar detalles.
Aseguró que el columnista no tiene documentos que avalen el cumplimiento de la pensión alimenticia, y que hasta el momento no se ha recibido una propuesta de su parte para solucionar ese tema, además de que tampoco ha pagado colegiaturas desde noviembre de 2017; en cuanto a la sustracción del niño, reiteró que el Juez lo multó dos veces, pero no devolvió al pequeño.
“Se ordenó irlo a buscar por la fuerza pública a Champotón y lo escondió, esa es la verdad, y esas no son cosas subjetivas, están en el expediente. Aquí está una prueba, aquí está el certificado de depósito que presentó el señor Miguel donde en enero depositó mil pesos, correspondiente a agosto, septiembre, octubre, noviembre y diciembre, cinco meses, que por 30 días son 150 días de alimentación entre mil pesos toca como de a ocho pesos diarios, eso es lo que el señor le dio a su hijo para comer”, añadió.
Reiteró que este caso no tiene nada que ver con persecución política, y no existe ninguna relación que la esté favoreciendo en este caso.
M.V.A. sigue internado en el penal de Kobén, sujeto a proceso.