Trump culpa a prensa por choques con May

10
Por haber acudido con antelación a la cita, la reina Isabel II esperó más de 10 minutos al magnate

Agencias/Londres

En un intento de zanjar la polémica tras sus declaraciones a un diario, el presidente de EU, Donald Trump, colmó de elogios a la premier británica, Theresa May, que anunció que ambos países buscarán un acuerdo de libre comercio tras el brexit.
Trump y May recorrieron de la mano los últimos metros hasta los podios de su conferencia de prensa en Chequers, la mansión campestre de los primeros ministros británicos.
“Lo que hagas, está bien”, dijo un Trump conciliador a la primer ministra conservadora tras haber criticado su estrategia negociadora en el brexit en una entrevista a The Sun.
Para intentar relativizar ese ataque, Trump recurrió a sus reiteradas críticas a la prensa y aseguró que lo publicado por The Sun era una “noticia falsa”.
“Esta señora”, añadió Trump sobre May, “es una mujer increíble que está haciendo un trabajo increíble (…) Es una dura negociadora. He estado observándola el último par de días y es una persona muy, muy inteligente y resuelta”, añadió. “Prefiero tenerla como amiga que como enemiga”, concluyó.
Por su parte, May anunció que ambos países buscarán un “ambicioso acuerdo de libre comercio” tras el brexit.
En la entrevista a The Sun, difundida el jueves por la noche, cuando May presidía una cena de gala en honor de Trump, el presidente dijo que los planes de May de mantener vínculos con la Unión Europea tras el brexit imposibilitan un acuerdo comercial con EU. “Yo lo habría hecho diferente. De hecho, le dije cómo hacerlo, pero ella no me escuchó”, sostuvo.
En medio de protestas de al menos 150 mil manifestantes en Londres, la imagen del día fue el gran globo representando a Trump como un bebé que se alzó cerca del Parlamento durante unas horas.

PROBLEMAS CON EL PROTOCOLO
El magnate cerró la parte oficial de su viaje tomando el té con la reina Isabel II en el castillo de Windsor.
La reina recibió a Trump y su mujer, Melania, a las puertas del castillo, antes de que se interpretaran los himnos nacionales y de que el presidente y la monarca pasaran revista a la Guardia Real.
El presidente estadunidense fue en Twitter objeto de críticas entre británicos indignados por haber hecho esperar a su monarca más de 10 minutos, entre que la reina llegó poco antes a la cita y el atraso del magnate debido a la rueda de prensa con May.
El magnate también protagonizó un momento incómodo al romper el protocolo y situarse por delante de la reina mientras se disponían a pasar revista.
Trump, quien inició su caminata sin esperar a la monarca, se detuvo un instante, dándole la espalda para luego buscarla con cierto grado de confusión. La propia Isabel II solucionó la situación quedándose a la derecha del presidente.
Al terminar el día, Trump viajó a Escocia, adonde se quedará en su complejo hotelero de Turnberry. Mañana viajará a Helsinki para una cumbre con el presidente ruso, Vladímir Putin, el lunes.
El tema surgió en la conferencia de prensa con May. “Nadie ha sido más firme con Rusia”, se vanaglorió Trump, saliendo al paso de las sospechas de colusión con Moscú.
En paralelo, en Washington, 12 agentes de inteligencia rusos fueron inculpados por pirateo informático de emails del Partido Demócrata en 2016.

Milenio Diario