SRE: con o sin EU habrá pacto para la migración

5

Carolina Rivera y Fanny Miranda/Puerto Vallarta

La salida de Estados Unidos del Pacto Mundial para una Migración Segura, Ordenada y Legal no detendrá la definición de normas y buenas prácticas para el manejo de los flujos migratorios, aseguró el canciller Luis Videgaray.
Luego de inaugurar la reunión preparatoria de este pacto, Videgaray lamentó la decisión del presidente Trump, ya que es una gran oportunidad para influir en una discusión global sobre la definición de la gobernanza en materia migratoria.
“Es una lástima, pero no tengan duda, la discusión va a continuar, el pacto va continuar y México va seguir trabajando con el mismo entusiasmo y convicción para lograr este instrumento”, confió.
No obstante, dijo que la relación bilateral entre México y EU en la materia se mantendrá bajo los principios y estándares que se prevé alcanzar con este pacto ante las Naciones Unidas, como es el respeto a los derechos humanos y el reconocimiento de su valor para la sociedad sin importar su estatus legal.
Reiteró el rechazo de México a la criminalización de los migrantes y de los muros, pero, sobre todo, “no creemos que ningún país, por más grande y poderosos que sea, pueda enfrentar el fenómeno migratorio por sí mismo”.
En la ceremonia inaugural, la secretaria general de la Conferencia Intergubernamental, Louise Arbour, detalló que en la reunión de México se compilarán los resultados de las consultas que se hicieron en distintas regiones del país para abordar un fenómeno que lejos de desaparecer, va en aumento.
“La migración es una realidad mundial que aumenta, los cambios en las estructuras demográficas, el cambio climático, los cambios en la naturaleza del empleo y otros factores económicos, junto con las aspiraciones fundamentales del ser humano, por lo que no únicamente la migración llegó para quedarse, sino que es muy probable que aumente en el futuro”, adelantó.
Sin embargo, reconoció que el éxito de este acuerdo, que se prevé sea aprobado en la Asamblea de la ONU a finales de 2018, depende de la voluntad que tenga cada uno de los países que lo suscriban.
Arbour consideró que el pacto es una oportunidad para reorientar la narrativa, que a menudo tóxica contra los migrantes hacia algo más precisa que reconozca el apoyo extraordinariamente positivo y que esté preparada para dirigirse a los cambios en una manera seria y realista.
Aseguró que la única manera de abordar el reto del siglo XXI, sobre la migración masiva, es mediante una respuesta coherente por la comunidad internacional, ya que lograr un mejor manejo de la movilidad humana descansa en que el pacto global sea tan sólido como sea posible.
El evento es copresidido por el embajador Juan José Gómez, representante permanente de México ante la ONU, y el embajador Jürg Lauber, representante permanente de Suiza ante la ONU.
El gobernador de Jalisco, Aristóteles Sandoval, resaltó la necesidad de que exista una regulación que reconozca el valor humano que tiene la migración y que se estima oscila en 230 millones de personas en el mundo.
En el primer día de actividades las delegaciones, los países externaron su beneplácito por la construcción de este pacto global y manifestaron su disposición para coadyuvar en la elaboración del documento que será presentado a los ministros el próximo año para arrancar las negociaciones.
El origen del pacto se enmarca en la Declaración de NY, adoptada en la cumbre de alto nivel para abordar los grandes movimientos de refugiados y migrantes.

Milenio Diario