Sin EU, 11 países firman el Tratado Transpacífico

18

Luis Moreno/México

Junto a otros diez países, México firmó el Tratado Integral y Progresista de Asociación Transpacífico (Cptpp, por su siglas en inglés) o TPP 11, acuerdo comercial que había quedado en vilo después de la salida de Estados Unidos.
En la ciudad de Santiago de Chile, el secretario de Economía, Ildefonso Guajardo Villarreal, participó en la ceremonia de firma junto a los ministros de Comercio de Australia, Brunei, Canadá, Chile, Japón, Malasia, Nueva Zelanda, Perú, Singapur y Vietnam.
El funcionario aseguró que los ministros de los once países participantes en el acuerdo expresaron su beneplácito por la culminación del proceso de negociación.
Señaló que con este tratado comercial se logró acordar un nuevo instrumento legal que permitirá materializar
los beneficios del TPP original, después de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, decidiera salir del acuerdo en enero de 2017.
El titular de la Secretaría de Economía indicó que este acuerdo incorpora el contenido del TPP original, puesto que el texto no sufrió cambio alguno, con excepción de una lista de 22 disposiciones que quedarán suspendidas, que eran los beneficios que había negociado Estados Unidos.
El funcionario detalló que los productos mexicanos tendrán acceso a seis nuevos mercados: Australia, Brunei Darussalam, Malasia, Nueva Zelanda, Singapur y Vietnam, que en conjunto suman 155 millones de consumidores potenciales.
Asimismo, Guajardo explicó que el tratado permitirá a México profundizar el acceso al mercado agroalimentario de Japón y consolidar las preferencias arancelarias con Canadá, Chile y Perú.
Tras la firma del TPP 11, cada uno de los países participantes emprenderá sus respectivos procesos internos para
su ratificación; en el caso de México, el texto será enviado por el Ejecutivo federal al Senado, para su análisis y eventual aprobación.
El acuerdo entrará en vigor 60 días después de que al menos seis de los países signatarios notifiquen por escrito la ratificación a Nueva Zelanda, país depositario del Tratado.
Hace unos días el presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Juan Pablo Castañón, dijo que el TPP significa riesgos para algunos sectores productivos en el país, pero también conlleva oportunidades para otros.
No obstante, indicó que están en conversaciones con la Secretaría de Economía para ver cómo es que se pueden sortear las dificultades o perjuicios que pudiera traer para la planta productiva nacional.
“Significa riesgo para unas industrias y oportunidades para otras, como la industria alimenticia mexicana, hemos establecido una mesa de trabajo con la Secretaría de Economía para ver cómo las industrias textil, del vestido, del calzado, automotriz, pueden transitar durante el tiempo de adaptación después de que se ponga en marcha el acuerdo”, explicó el dirigente.
Señaló que todavía falta el proceso de ratificación del acuerdo el cual tiene que pasar por el Senado, y más reuniones con el secretario de Economía, para ver preocupaciones específicas de la industria nacional.

Milenio Diario