Sales: polígrafo, como una silla inquisitorial

14

Ignacio Alzaga/México

El país atraviesa por una compleja etapa de inseguridad que debe ser enfrentada por la policía, ministerios públicos y peritos, los cuales, paradójicamente, son despreciados desde la propia Constitución, afirmó el comisionado nacional de Seguridad, Renato Sales.
Al hacer un llamado a dignificar y revalorar a estos operadores del sistema de justicia, el funcionario propuso también eliminar la prueba del polígrafo de los controles de confianza de los cuerpos policiales y ministeriales, pues consideró que no es confiable y equivale a una especie de “silla inquisitorial” que nada aporta a una evaluación efectiva.
“Pasamos por una crisis de inseguridad, de democracia y quien debe enfrentarla es la policía y despreciamos a la policía desde la Constitución.
“No hay una sola Constitución en el mundo que desprecie a sus fiscales, a sus policías y a sus peritos, ni una sola, solo México”, puntualizó en la inauguración del conversatorio Dignificación laboral para los integrantes de los cuerpos policiales y ministeriales en México.
En el acto, que tuvo lugar en Villahermosa, Tabasco, manifestó que el artículo 123 constitucional, apartado B, fracción XIII, discrimina a los operadores del sistema de justicia, particularmente cuando estos son removidos por incurrir en una presunta responsabilidad en el desempeño de sus funcionarios.

LA INJUSTICIA
Sales explicó que la injusticia se concreta cuando los servidores públicos, particularmente los policías, comprueban su inocencia en tribunales, ya que aun siendo inocentes la ley prohíbe reinstalarlos.
“Peor aún, si el policía demuestra después de años de pelear, que fue injustamente removido de su cargo, que fue cesado, que es un policía por vocación, que es honesto y quien lo corrió no, por lo que desea trabajar de nuevo en la corporación, la Constitución dice: no, la reinstalación está prohibida”, insistió.
Por otra parte, propuso la creación de una licenciatura en ciencias policiales para darle valor agregado a la carrera de policía y que se convierta en una profesión respetable.
El titular de la CNS indicó que cada dos años sobre los policías pende una “espada de Damocles” al aplicárseles examen de control de confianza.
“¿Por qué? Porque se basa fundamentalmente en el examen poligráfico, examen absoluta y totalmente superado, como no hay suficiente personal para realizar visitas en lo que hace al entorno social y económico, se sigue centrando en el polígrafo.
“No hay prueba más subjetiva que el polígrafo. Y de pronto ese policía al que le dicen brincó la aguja, hubo reacción, se va y pregunta ¿y por qué me tengo que ir? Le responden: es confidencial”.
Consideró que “no hay nada más inquisitorio en el contexto del sistema acusatorio que la silla del cuestionamiento, como se le llama al examen de control de confianza cada dos años.
Aseguró que se debe revisar y replantear completamente el modelo de reclutamiento y de evaluación si realmente se quiere dotar de perspectiva de futuro a los policías.

Milenio Diario