Reprocha Osorio Chong que nadie vea los logros

19

Silvia Arellano, Jannet López y Fernando Damián/México

En respuesta a las críticas por el alza en los homicidios que colocan a octubre como el mes más violento del que se tenga registro, el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, dijo que “ojalá” los legisladores hubieran reconocido la baja “considerable” que “se logró” en los primeros tres años de la administración del presidente Enrique Peña Nieto.
Durante su comparecencia en el Senado, como parte de la glosa por el quinto Informe de Gobierno, el encargado de la política interior señaló que ante la situación “muy compleja” que enfrenta el país en materia de seguridad es fundamental reformar “un modelo que viene del siglo pasado” a un esquema que brinde mejores bases para construir policías locales sólidas, confiables y con mayor capacidad.
Cuestionado por el senador Alejandro Encinas sobre las cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema de Seguridad Pública, Osorio Chong respondió: “Ojalá en alguna de las intervenciones pasadas que tuvimos hubieran hecho un reconocimiento a la baja considerable que se había logrado en 2013, 2014 y 2015, porque no era felicitar al secretario de Gobernación, era reconocer a nuestras instituciones”.
El funcionario consideró que la inseguridad es un desafío que no conoce fronteras territoriales o ideológicas, que afecta y compromete a todos por igual, por lo que no se puede prestar a cálculos políticos ni a la improvisación.
Durante su comparecencia, que duró cinco horas y media, manifestó que México necesita dejar de ser el país donde 600 municipios no cuentan con una corporación policial, la mitad de las agrupaciones policiales tiene menos de 20 elementos y 40 por ciento de sus integrantes gana menos de 4 mil 600 pesos al mes, además de que en su mayoría no reciben equipamiento, capacitación ni las condiciones laborales que requieren.
Señaló que la Ley de Seguridad Interior no es para la fuerzas armadas, sino para regular su acción, además consideró que la reforma por la que la Segob asumió funciones de seguridad ha dado resultados positivos: “Una espléndida coordinación entre todas las instituciones federales” y la captura de 108 de los 122 delincuentes más peligrosos de México, que de no haberlos detenido, el país estaría en circunstancias “verdaderamente dramáticas”.
Señaló que “tal vez” ha habido una mala actuación de algunos miembros de las fuerzas armadas. “Tenemos una Policía Federal de élite, profesionalizada y que es reconocida a nivel internacional… yo no he venido aquí a acusar ni a echar culpas, simplemente vengo a decir que esta falta de ordenamiento legal no permite que algunas acciones se conduzcan como deben de ser”, añadió.
Además, llamó a los senadores a legislar para sancionar a funcionarios e integrantes del Congreso que falten a la verdad porque, dijo, que no pueden venir con medias palabras y medios discursos.

SOLUCIONES
En ese contexto, la Comisión de Gobernación de la Cámara de Diputados votará el dictamen de la Ley de Seguridad Interior la próxima semana y, de alcanzar la mayoría, será turnado inmediatamente al pleno para su discusión antes de concluir el actual periodo de sesiones.
Así lo afirmó el líder parlamentario del PRI, César Camacho, al subrayar la urgencia de darle certeza jurídica a las fuerzas armadas y a los propios ciudadanos con respecto a los límites de la actuación del Ejército y la Marina en tareas de seguridad.
Reconoció que la situación es muy compleja y que aunque esta ley no será una panacea, su aprobación es inaplazable para que dé certeza a las autoridades castrenses y a los ciudadanos.
Por separado, el presidente del PRI, Enrique Ochoa, consideró que la solución para combatir la inseguridad es que la oposición acepte aprobar el Mando Único, pues no haberlo hecho hasta ahora ha llevado a que aumente la inseguridad.
A los llamados para aprobar el Mando Único se sumó el presidente de la Cámara de Diputados, el priista Jorge Carlos Ramírez Marín, quien consideró que las cifras de homicidios dolosos demuestran el “rigor” con el que las autoridades llevan el conteo y que el Estado está más atento a una estrategia que se sigue cuidadosamente.
Rechazó que esta estrategia de seguridad haya fracasado, ya que “empezaremos a ver esos resultados sin lugar a dudas (…) Es urgente que las fracciones parlamentarias lo entiendan: no hay una estrategia de seguridad del gobierno federal que termine por aterrizar en municipios”.
Insistió en que si no se cuenta con una estrategia de Mando Único, la tendencia de inseguridad “tardará mucho más en revertirse. Hay que sacar la cuenta de hace cuánto tiempo se está solicitando que aprobemos el mando único, hay que sacar la cuenta de que hoy la negativa de aprobarlo es exclusivamente electoral”.
En tanto, el presidente del Senado, el panista Ernesto Cordero consideró que la única salida en el tema de seguridad es contar con policías municipales y estatales “confiables, competentes y personalizadas… esa fue la estrategia que se siguió en la administración del presidente Calderón, esa estrategia se abandonó los primeros tres años de esta administración”.
El también panista Fernando Herrera aseguró que los índices de inseguridad demuestran que la estrategia del gobierno federal es ineficiente: “El muertódromo del Presidente ha superado con mucho los índices de las administraciones anteriores”, dijo.

Milenio Diario