Posible, lograr un acuerdo con Washington, dice Vasconcelos

23

Jorge Almazán/México

A nadie le conviene un México enfrentado, un país tan desigual como el actual, una nación con los problemas sociales, de violencia y crimen organizado que tenemos, eso desde luego no lo queremos nosotros ni Estados Unidos, aseguró Héctor Vasconcelos, de 72 años, quien de ganar Morena los comicios de 2018, sería el secretario de Relaciones Exteriores (SRE) en el gabinete de Andrés Manuel López Obrador.
“Es posible llegar a un acuerdo con Estados Unidos sobre la base de conveniencia para ambos países. A ellos le beneficia que México sea un país próspero, estable, con un estado de derecho que se observe, y quizá con una mejor distribución del ingreso”, dijo el ex cónsul de México en Boston y ex embajador en Dinamarca, Noruega e Islandia.
En entrevista con MILENIO, el diplomático mencionó que de ganar las elecciones, la política que se tendrá hacia EU no será de enfrentamiento, “al contrario, aspiramos llevar a cabo una verdadera alianza para el crecimiento económico y para que esto tenga consecuencias en el bienestar de ambos países”.
Comentó que tener a su cargo la política exterior será un gran reto, pues no se sabe cómo se van a perfilar las cosas en EU donde ahora hay muchos problemas, y lo que se tiene que hacer es sostener los principios históricos de la diplomacia mexicana que hicieron que México tuviera una posición de respeto “en el concierto internacional”.
Refirió que “recuperando esos principios básicos, permitirá hacer frente con mayor facilidad a los enormes problemas del mundo en general” y no solo en EU, “pues en 20 o 30 años el mundo será muy distinto”.
Tecnocracia mexicana
Respecto a qué ha faltado en las relaciones exteriores, el hijo de José Vasconcelos —primer secretario de Educación en nuestro país (1921-1924), noveno rector de la UNAM (1920-1921) y candidato a la Presidencia en 1929— y de la pianista Esperanza Cruz, se refirió a la llamada “tecnocracia”.
“A partir de que esta ocupó las principales posiciones en los gobiernos mexicanos, casi toda la diplomacia mexicana y las políticas comerciales y financieras han estado excesivamente enfocadas hacia el norte, y ahora del propio norte tiene un deseo de cambio, una postura distinta a la que habíamos tenido, por ello no se debe estar enfocado solo en Estados Unidos, aunque nuestra relación hacia esa región siempre es importante por su realidad geográfica”.
Dijo que “debemos recuperar nuestra pertenencia, voltear hacia la Unión Europea y a las grandes potencias de Asia, como China e India, que en las próximas décadas tendrán un papel cada vez mayor por ofrecer grandes posibilidades para intercambios con México, además de la relación de hace mucho tiempo con Japón”.
—¿México perdió el rumbo?
—Sí, por tener esta concentración de nuestra política y comercio. Para usar una metáfora: hemos puesto todos los huevos en una sola canasta.
Elecciones
Mencionó que para salir del marasmo, “del círculo vicioso en el que estamos”, se necesitan “gobiernos legítimamente surgidos de las urnas”, presidentes que realmente hayan ganado las elecciones y que no sean impuestos por los poderes fácticos, ni las élites mexicanas, y por ello hay que esperar para la renegociación del TLC.
“Esta se encuentra en un punto incierto, nadie está seguro de qué va a ocurrir, pero por los calendarios electorales de Estados Unidos, donde habrá elecciones legislativas el próximo otoño, y México, en julio, el momento no es idóneo para renegociar algo tan importante”.
Por ello “se debe esperar a que surja el nuevo gobierno mexicano, que todos esperamos sea genuinamente del resultado de lo que ocurra con el voto popular en las elecciones, y que esperen también en Estados Unidos, pues muchos sectores estadunidenses prefieren esperar, no sobreponer el proceso electoral allá con algo respecto a lo cual hay muchísimas discrepancias”, concluyó.

Milenio Diario