Jerusalén Este, para Palestina: Erdogan

20

Agencias/Estambul, Nueva York

El presidente turco Recep Erdogan y los líderes musulmanes reunidos en Estambul llamaron al mundo a reconocer a Jerusalén Este como capital de un Estado palestino, en respuesta a la decisión estadunidense de considerar la Ciudad Santa como capital de Israel.
“Proclamamos a Jerusalén Este como capital del Estado de Palestina y llamamos a los otros países a reconocer el Estado de Palestina y Jerusalén Este ocupada como su capital”, señala un comunicado publicado al término de una cumbre de la Organización de la Cooperación Islámica (OCI) en Estambul.
Mientras, en Nueva York diplomáticos palestinos presionan para que el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas vote un proyecto de resolución que rechace la decisión del presidente Donald Trump que reconoce a Jerusalén como capital de Israel, aunque la medida enfrentaría un eventual veto estadunidense, indicaron fuentes diplomáticas.
La mayoría de países arabo-musulmanes ya reconocen a Jerusalén Este u oriental como la capital del Estado. “Rechazamos y condenamos firmemente la decisión irresponsable, ilegal y unilateral del presidente de Estados Unidos de reconocer a Jerusalén como la supuesta capital de Israel. Consideramos esta decisión como nula y sin valor”, añadió el texto hecho público en Estambul.
También consideraron que la decisión de Trump alimenta “el extremismo y el terrorismo. Es un sabotaje deliberado a todos los esfuerzos destinados a alcanzar la paz, alimenta el extremismo y el terrorismo y amenaza la paz y la seguridad mundiales”, declararon los líderes musulmanes.
Erdogan abrió la cumbre pidiendo a la comunidad internacional que reconozca Jerusalén Este como la “capital de Palestina” mientras que el líder palestino Mahmud Abas dijo que de ello dependerá “la paz y la estabilidad” en la región. El presidente turco acusó además a Trump de tener una “mentalidad sionista”.
Abas, que también estaba en Estambul, afirmó que Trump “regaló” Jerusalén al “movimiento sionista (…) como si le regalara una ciudad estadunidense”. En un discurso especialmente virulento, aseguró además que “no aceptamos ningún papel de Estados Unidos” en el proceso de paz porque Washington es “parcial”. “Jerusalén Este es y seguirá siendo eternamente la capital del Estado Palestino (…). Y no habrá paz ni estabilidad sin eso”, aseguró.
El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, reaccionó desde Jerusalén: “Todas esas declaraciones no nos impresionan. Los palestinos harían mejor en reconocer la realidad y actuar a favor de la paz y no del extremismo”, añadió, Netanyahu, él mismo un promotor del “terrorismo” de acuerdo con el mundo musulmán, ya que según la ONU el estatus de Jerusalén “no es patrimonio de Israel”.
Pese a la virulencia de algunos discursos, la OCI no tomó ninguna medida concreta. La decisión de Trump causó manifestaciones en varios países de Oriente Medio y choques en los territorios palestinos y en Jerusalén. Cuatro palestinos murieron y cientos resultaron heridos desde el jueves, auqnue muchos de los países del área han reaccionado con moderación al anuncio ilegal de Trump.

Milenio Diario