Identificar 59 restos llevará “hasta meses”

19
Informa el gobernador de Hidalgo, Omar Fayad, que se analiza incluso la posibilidad de enviarlos a EU o a Innsbruck, en Austria, para un análisis mayor

“Los casos más difíciles” de identificación de restos de las víctimas mortales de la explosión en Tlahuelilpan, Hidalgo, que suman 59, se considera enviarlos a laboratorios en el extranjero, como el de Innsbruck en Austria, y el análisis podría durar “hasta meses”, informó el ayer gobernador de Hidalgo, Omar Fayad.
“Lo que tenemos de restos son inidentificables, es decir, no es posible su identificación, y la identificación se puede hacer, en muchos casos sí, (pero) no será en un momento, en un par de horas, hay casos que van a tardar horas y casos que van a tardar días, incluso hay casos que pueden tardar semanas y hasta meses, porque he dispuesto todo lo necesario para que los restos, con las pruebas genéticas, puedan ser enviadas incluso al extranjero, todavía no determina el procurador con el fiscal general de la nación si lo restos irán a Estados Unidos o a Innsbruck, en Austria, para ser analizados y compulsados los casos más difíciles que se nos han presentado en esta tragedia”, explicó el mandatario estatal al reunirse en Tlahuelilpan con familiares de los fallecidos.
Por la tarde, en Palacio Nacional, al acompañar al presidente Andrés Manuel López Obrador en una conferencia de prensa en la que se informó que ya son 85 muertos y 58 heridos por la explosión, Fayad detalló que en el sitio del percance se encontraron 68 restos humanos, de los cuales ya se han identificado nueve —siete de los cuales ya fueron entregados a sus familias—, por lo que falta por identificar 59.
Además, agregó, se cuenta con 54 muestras genéticas proporcionadas por las familias de las personas y hay 65 carpetas de investigación, cada una correspondiente “a una familia que ha acudido a referirle al agente del Ministerio Público que no encuentra a un familiar y que presuntamente está o en la lista de quienes están siendo atendidos medicamente o en la de quienes aparecerán a raíz del trabajo técnico y científico que se va a hacer con los restos encontrados en el lugar de los hechos”.
El gobernador informó que todos los restos se encuentran en Hidalgo “hasta que la procuraduría y la fiscalía determinen que deban ser trasladados. Serían en todo caso llevados a los servicios periciales de la FGR en México y podrían ser trasladados a Estados Unidos o a Innsbruck”.
Reiteró que “por doloroso que sea, todavía falta un largo trecho por recorrer, en el que pueden pasar horas, días, semanas o meses para la identificación de los restos”.
Fayad también aseguró que la Fiscalía General de la República ya cerró la investigación de la explosión “porque ya lo que hay ahí después de que ha entrado tanta gente ya no es evidencia para el Ministerio Público Federal”.
Por la noche, entrevistado tras la conferencia en Palacio Nacional, el gobernador hidalguense informó que durante el último mes han sido asesinados tres presuntos líderes huachicoleros que operaban en el estado: Flavio, alias El Vikingo, en Platón Sánchez; Julio César Cruz, alias La Parka, el pasado sábado en Mixquiahuala, y Uriel Rodriguez, El Tornillo, el pasado día 4.
Ahí mismo, el secretario de la Defensa Nacional, Luis Cresencio Sandoval, explicó que 25 soldados fueron quienes identificaron la toma clandestina cuando aún “salía muy poco combustible” y trataron de detener a la gente, pero fueron rebasados incluso cuando llegaron refuerzos.
Por la mañana, en otra conferencia, al preguntarle sobre la posibilidad de que la explosión del ducto en Tlahuelilpan haya sido un sabotaje, el presidente Andrés Manuel López Obrador respondió: “Si están pensando en probarnos, si ese es el propósito, que de una vez se entienda que no vamos a claudicar y ofrezco nada más a la gente disculpas si esta acción causa sacrificios, daños, molestias, pero lo tenemos que hacer. Nos puede costar, pero la patria es primero; México necesita acabar con la corrupción y no es algo negociable”.
En tanto, el fiscal general, Alejandro Gertz Manero, informó que se aplicará la Ley de Extinción de Dominio en el caso de los predios donde exista robo de combustible, mientras que el mandatario señaló que “va a haber una revisión general en toda la línea de ductos y se van a presentar denuncias”.
Gertz precisó que la hipótesis en el sentido de que la ropa de los presentes en la fuga de combustible pudo haber generado la explosión es solo una más de las que se analizan y no es definitiva.

BUSCAN A FAMILIARES
Desesperados, familiares de las personas desaparecidas donde ocurrió la explosión el viernes pasado en Tlahuelilpan se metieron ayer a la zona ejidal y a la zanja por donde corre el ducto de combustible para buscar restos o indicios de sus seres queridos.
Grupos de personas realizaron trabajos de observación y excavación entre restos de lo que fue el cultivo de alfalfa, con el fin de encontrar algo con lo que se pueda facilitar la identificación de sus familiares.
Los pobladores hallaron piel, dedos, zapatos quemados, ropa calcinada y juegos de llaves entre la milpa, material que fue levantado y asegurado por peritos de la Procuraduría General de Justicia de Hidalgo.
La búsqueda ciudadana comenzó por la mañana, cuando un grupo de aproximadamente 100 civiles se presentaron a la zona de la catástrofe para dialogar con autoridades.
Ahí, los familiares exigieron que se realizara una búsqueda más exhaustiva, pues el sitio solamente estaba siendo vigilado por militares.
Poco después de las 13 horas, personal del Ejército dejó de acordonar la zona, lo que fue aprovechado por la gente para entrar de lleno en la zanja por donde corre el ducto Tuxpan-Tula, donde comenzaron a escarbar con picos, palas, maderas y hasta con las propias manos para buscar restos de los cuerpos.
A las 14 horas ingresaron a la zanja cinco personas y comenzaron a sacar la tierra. A pesar del olor de la gasolina que aún persiste en el lugar, los familiares de los desaparecidos ingresaron al sitio sin ninguna medida de precaución.
El subsecretario de Gobierno de Hidalgo, Juan Luis Lomelí, llegó al lugar para intentar dialogar con la gente, a quien explicó que aún había riesgo. Tras ello, un grupo de pobladores y el funcionario llegaron a un acuerdo para que se retiraran de la zanja, pero otro número de personas permaneció intentando sacar tierra, incluso hasta que el sol comenzó a ocultarse.

Nadie quiere denunciar
Visitadores de la Comisión Nacional de Desechos Humanos (CNDH) señalaron que mucha gente no quiere denunciar la desaparición de familiares debido al contexto de lo ocurrido.
“El contexto es que todo esto inició como un delito”, dijo uno de los tres visitadores de la CNDH.
Indicaron que permanecerán en el municipio el tiempo que sea necesario, luego de su llegada el pasado viernes, y mencionaron que la instrucción que tienen es brindar atención a la gente y apuntaron que se les ha dado asesoría jurídica a quienes se han acercado a ellos.
En tanto, en el Ministerio Público de Mixquiahuala ayer no había médico ni el material necesario para poder realizar las pruebas de ADN que les ofrecieron a los familiares de las víctimas .
“Que regresemos mañana (hoy) a las 9:30 horas. El gobierno dijo que iban a apoyar y dar facilidades y no las hay, ¿dónde están los médicos?, ¿cuál es la ayuda? Ninguna, no nos dicen nada. Vinimos ahorita y son gastos”, aseveró María Antonieta Mendoza, familiar de una de los fallecidos.