EU abre su embajada pese a baño de sangre

21
Netnayahu, Jared Kushner, Ivanka Trump y el presidente Rivlin en el acto en la embajada

Jonah Mandel y agencias/Jerusalén

Los soldados israelíes mataron ayer a 58 palestinos mientras 2 mil 700 resultaron heridos en la frontera con la Franja de Gaza, tras disturbios y manifestaciones contra la inauguración de la embajada de Estados Unidos en Jerusalén, en el día en que Israel cumplió 70 años.
Esta fue la jornada más mortífera del conflicto israelí-palestino desde la guerra de 2014 en Gaza. Según el ministerio de Salud palestino, en las protestas murieron 58 personas, en su mayoría jóvenes de entre 20 y 32 años y al menos siete de ellos adolescentes.
Además, 2 mil 771 personas tuvieron que ser atendidas, mil 373 de ellas por heridas de bala o metralla, de las que 54 están en estado crítico, otras por golpes y contusiones (varias de ellas por las latas que contienen los gases lacrimógenos) y el resto por asfixia a causa de su inhalación.
El Movimiento de Resistencia Islámica Hamas llamó a la intifada o levantamiento popular. La convocatoria fue realizada anoche por Jalil Al Hayah, líder adjunto de Hamas. “La reacción natural a la muerte de las personas que protestaban pacíficamente debería ser con una intifada (levantamiento) árabe e islámica”, subrayó el segundo líder de Hamas en Gaza, según un reporte del sitio Ynetnews.
A su vez, la dirigencia palestina denunció “una masacre” mientras el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, defendió en Twitter el uso de la fuerza porque “todo país tiene la obligación de defender su territorio”, aunque en rigor Israel lleva 70 años anexándose por la fuerza las tierras palestinas.
La Casa Blanca también responsabilizó a Hamas de la violencia. “Somos conscientes de los informes sobre violencia en Gaza. La responsabilidad por estas muertes trágicas recae directamente en Hamas, que está intencional y cínicamente provocando esta respuesta y como ha dicho el secretario de Estado (estadunidense, Mike Pompeo), Israel tiene derecho a defenderse”, afirmó en rueda de prensa el vocero adjunto de la Casa Blanca, Raj Shah.
Además, EU bloqueó la adopción de un comunicado del Consejo de Seguridad de la ONU para pedir una investigación independiente sobre los enfrentamientos y que condena también los disparos israelíes que provocaron la muerte de decenas de civiles.
Turquía y Sudáfrica llamaron a consultas a sus embajadores en Israel. “Israel está generando terrorismo de Estado. Israel es un Estado terrorista”, dijo el presidente de Turquía, Recep Erdogan.
Mientras los funcionarios estadunidenses e israelíes celebraban un momento “histórico” y la fortaleza de su alianza bajo una gran carpa blanca en los terrenos de la nueva embajada en Jerusalén, millares de palestinos protestaban a pocos kilómetros de distancia, en la bloqueada Franja de Gaza.
Los más atrevidos, arriesgando sus vidas, enfrentaron los disparos de soldados israelíes arrojando piedras e intentando forzar el fuerte dispositivo de seguridad.
El presidente francés Emmanuel Macron “condenó la violencia de las fuerzas armadas” israelíes contra los manifestantes y reafirmó “la desaprobación de Francia a la decisión estadunidense de abrir una embajada en Jerusalén” pese a la ONU. Desde el 30 de marzo, cuando inició la “gran marcha del retorno”, un movimiento de protesta masivo a lo largo de la frontera con Israel, han muerto 112 palestinos disparos israelíes.

Milenio Diario