El 40% reprueba las escuelas públicas y 40% las palomea

44

Fernando Damián/México

A cuatro años de la aprobación de la reforma educativa, 40.1 por ciento de los mexicanos califica de “mala” o “muy mala” la calidad de la educación en las escuelas públicas del país, mientras 40.2 por ciento la considera “buena” o “muy buena”.
En contraste, seis de cada 10 (63.9 por ciento) perciben como “buena” o “muy buena” la calidad de los servicios educativos en escuelas particulares y solo uno (13.7 por ciento) estima que es “mala” o “muy mala” en esos planteles.
De acuerdo con la encuesta Educación en México, elaborada por el Centro de Estudios Sociales y de Opinión Pública (CESOP) de la Cámara de Diputados, más de la mitad de los ciudadanos consultados sostiene que la reforma educativa ha generado mejoría en aspectos como el otorgamiento de becas, enseñanza de tecnología y de inglés, planes de estudios, así como instalaciones y servicios escolares.
Asimismo, 90.9 por ciento de los ciudadanos consultados está de acuerdo con las evaluaciones periódicas a los maestros y 92.8 por ciento con el otorgamiento de plazas magisteriales mediante la aplicación de exámenes de conocimiento.
No obstante, cinco de cada 10 padres de familia (52 por ciento) califica de “muy buenos” a los profesores de educación básica en las escuelas públicas, mientras 5.8 por ciento los considera “buenos”; 18.4 por ciento, “regulares”; 15.7 por ciento, “malos”, y 2.1 por ciento, dijo no saber o no contestó.
Por lo que hace al entorno de los centros escolares, más de la mitad de los encuestados (52.4 por ciento) lo definió como seguro; una cuarta parte (24 por ciento), poco seguro; 14. 1 por ciento, inseguro, y 6 por ciento, muy inseguro.
En ese contexto y a la pregunta “¿cree usted que el nivel de educación de la población tenga una relación directa con los índices de delincuencia que se registran en el país?”, tres cuartas partes (74.9 por ciento) respondieron afirmativamente; una quinta parte (19.4 por ciento) dijeron “no” y 5.7 por ciento no supo o no contestó.
También tres cuartas partes de los ciudadanos (72.9 por ciento) están convencidos de que en el sistema educativo nacional existe alguna forma de discriminación, mientras, en contraste, casi la cuarta parte (22.6 por ciento) considera que no es así.
Cuatro de cada 10 (39.3 por ciento) señala que el principal motivo de la discriminación en las escuelas es por la condición social, seguido de su cultura (23.8 por ciento), origen étnico (23.4 por ciento), género (18.8 por ciento) y color de piel (13.8 por ciento), entre otros.
Al responder a la interrogante “¿considera usted que el sistema educativo está tomando las medidas necesarias para atender el bullying entre alumnos?”, 54 por ciento dijo “no”; 39.1 por ciento señaló “sí” y el resto aseguró no saber o no contestó.
Prácticamente la totalidad de los ciudadanos consultados por el CESOP (98.3 por ciento) consideró “muy necesario” o “necesario” retomar la enseñanza de educación cívica y valores para los alumnos de educación superior en el país.

Milenio Diario