Dreamers amagan con parar gobierno si no hay reforma

6
El DACA beneficia a 800 mil indocumentados.

EFE/Chicago

Activistas y jóvenes indocumentados aumentaron la presión para que el Congreso de EU apruebe un proyecto de ley que regularice su estatus migratorio bajo la amenaza de que, en caso contrario, se provoque el cierre el gobierno federal por falta de fondos.
“Este es el momento de dejar de lado el juego político”, declaró Juan Escalante, beneficiario de la Acción Diferida (DACA) y activista del grupo America’s Voice que pide que la aprobación del Dream Act, proyecto que legalizará a decenas de miles de indocumentados que llegaron a EU de niños, conocidos como soñadores.
Y es que si no hay un acuerdo sobre la ley de gasto antes del viernes, EU entrará en un cierre virtual del gobierno antes de fin de año, sin dinero para funcionar y hacer pagos.
Los republicanos necesitan votos demócratas en ambas cámaras para aprobar la ley de gastos, a los que se suman una lista de más de 20 conservadores moderados que ya dijeron que provocarán el cierre del gobierno si no se llega a un acuerdo sobre el Dream Act.
“El gobierno tiene que enfrentar la realidad y darle un camino a los soñadores para la regularización de su estatus migratorio”, agregó Escalante, joven de origen venezolano que recordó que los soñadores tienen el apoyo de 86 por ciento de la opinión pública estadunidense.
Más de 50 acciones de protesta están programadas hasta el miércoles, día en que se han convocado movilizaciones a las puertas del Congreso, con jóvenes que llegarán desde todo el país.
Las protestas comenzaron con actos de desobediencia civil y sentadas en las oficinas de legisladores, y una maratón de testimonios de seis horas de duración frente al Capitolio.
En Miami, siete soñadores y aliados iniciaron un ayuno que se prolongará hasta el fin de semana para pedir a congresistas por Florida que apoyen el Dream Act, mientras que otros 13 iniciarán su huelga de hambre el miércoles en Los Ángeles.
María Angélica, beneficiaria de DACA, el estatus temporal que aprobó el ex presidente Obama en 2012 para 800 mil indocumentados y que puede quedar sin efecto el 5 de marzo si el Congreso no aprueba una solución definitiva tras la decisión de Trump de cancelarlo en esa fecha, dijo que ayuna por la “libertad y la dignidad de todos”.
Los jóvenes de Miami instan al senador Marco Rubio y al representante Mario Díaz-Balart, ambos republicanos por Florida, a que se unan a sus colegas de partido en el estado, Ileana Ros-Lehtinen y Carlos Curbelo, e impulsar el Dream Act.
La presión llega, además, a través de una campaña publicitaria en televisión que creó FWD.us, el grupo creado por líderes tecnológicos partidarios de una reforma migratoria para destacar las historias de jóvenes que lograron estudiar y trabajar gracias al DACA.

Milenio Diario