Crece de 200 a 400 homicidios en 3 estados

10

Durante el sexenio del priista Enrique Peña Nieto, a la mayoría de los gobernadores (emanados de todos los partidos) tampoco les fue bien en temas de seguridad: los homicidios dolosos aumentaron en 25 estados con respecto a los índices registrados en tiempos del gobierno del panista Felipe Calderón, de acuerdo con estadísticas del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP).Los casos más alarmantes de crecimiento de la violencia —con 140 y 478 por ciento de aumento de un sexenio a otro— se dieron en entidades que históricamente registraban bajos índices de criminalidad, como Baja California Sur, Colima, Zacatecas y Guanajuato, pero con la llegada de grupos criminales que se disputan el trasiego y el mercado de drogas (más los delitos conexos como huachicoleo, extorsión y secuestro), las muertes violentas se desbordaron. También fue el caso de Tamaulipas, que ya tenía un largo historial delictivo. Ante la incapacidad de los gobiernos locales para contener la delincuencia, en la presente administración se realizaron esfuerzos para contrarrestar la violencia de grupos criminales. Entre las estrategias se presentaron operativos conjuntos de fuerzas federales y locales en entidades como Guerrero, Guanajuato, Baja California, Michoacán y Tamaulipas, pero los índices de violencia se mantienen en niveles altos o muy altos. Ni el mayor despliegue de militares erradicó la inseguridad en los puntos más conflictivos del territorio nacional: los efectivos destinados para combatir al crimen organizado y ayudar en actividades de seguridad pública pasó de un promedio anual de 48 mil 500 soldados en el sexenio de Calderón a 56 mil militares en el gobierno de Peña Nieto que está por terminar. El presupuesto ejercido para funciones de “Justicia, Seguridad Nacional y Asuntos de Orden Público y Seguridad Interior” también creció 549 mil millones de pesos con respecto al sexenio pasado, y ni así se logró reducir la violencia