Casa Blanca: fallo sobre DACA solo beneficia a los criminales

20

EFE/Washington y Austin

La Casa Blanca lamentó que un juez federal respaldara el programa DACA para jóvenes indocumentados y aseguró que ese fallo beneficiará a las organizaciones criminales y a los coyotes que trafican con personas, porque “crea un incentivo” para la inmigración ilegal a Estados Unidos.
El fallo judicial emitido este martes da 90 días al Departamento de Seguridad Nacional para justificar por qué puso final a ese programa de alivio a las deportaciones de jóvenes indocumentados y, concluido ese plazo, le obliga a aceptar nuevas solicitudes de DACA (Acción Diferida para los Llegados en la Infancia).
“Creemos que el fallo de este juez es extraordinariamente amplio e incorrecto en (su interpretación de) la ley. Lo peor es que crea un incentivo para que vengan más jóvenes indocumentados, y hace que esperen que se les apliquen políticas judiciales similares”, dijo la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders.
“Esta decisión es una buena noticia para las organizaciones traficantes de personas y redes criminales, y es una noticia horrible para nuestra seguridad nacional”, agregó.
La portavoz insistió en que DACA “es ilegal”, porque “viola la ley federal”, y pidió de nuevo al Congreso que “haga lo que les ha pedido” el presidente Donald Trump, y “arregle este problema”.
Por su parte, el Departamento de Justicia aseguró que está preparado para defender en “futuros litigios” su “autoridad legal” para acabar con el programa DACA, pero no aclaró si planea recurrir el fallo emitido el martes por el juez John D. Bates de la corte federal de Washington.
“Gran derrota”
Las organizaciones en defensa de los derechos latinos calificaron la decisión del juez federal de reactivar el programa migratorio DACA como “una gran derrota para el gobierno de Trump”, e instan a los políticos a reafirmar esta iniciativa en el Congreso de EU.
“Es una gran derrota, puesto que es la tercera vez que el sistema judicial le dice a la administración Trump que tienen que aportar más evidencias sobre su decisión y que la conclusión es que la medida se hizo de forma ilegal y sin razón”, dijo Sindy Benavides, directora de operaciones de la Liga de Ciudadanos Latinoamericanos Unidos.
En su opinión, la decisión del juez Bates de calificar la suspensión como “arbitraria y caprichosa” fue un “completo acierto” por parte del magistrado, ya que para LULAC la única motivación de Trump fue satisfacer a sus votantes “jugando” con las vidas de los jóvenes latinos.
Por su parte, el Caucus Nacional Hispano de Legisladores Estatales (NHCSL), agradeció al juez su decisión y destacó que es la primera vez que un magistrado designado por un presidente republicano respalda una iniciativa que favorece a la comunidad inmigrante.
El presidente del NHCSL, el senador de Puerto Rico Carmelo Ríos, expresó en un comunicado que este hecho “subraya el consenso bipartidista sobre la legalidad del programa DACA” y espera que la Administración Trump escuche a los tribunales y ponga fin a una campaña que carecía de “base legal” para sus acciones.
Finalmente, la Conferencia de Obispos Católicos Estadunidenses pidió a los legisladores que protejan a los jóvenes indocumentados conocidos como soñadores y apoyen una ley en la Cámara de Representantes secundada por demócratas y republicanos.

Milenio Diario