Canadá, por esperar a que pasen comicios

31

AFP y Notimex/Ontario

Canadá ve de manera positiva extender la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLC), dijo su canciller, Chrystia Freeland, en respuesta a una propuesta del presidente estadunidense Donald Trump.
Listando el gran tamaño del mercado del TLC —casi 500 millones de consumidores y un PIB conjunto de más de 21 mil millones de dólares—, Freeland dijo que “Canadá está preparada para tomar el tiempo que sea necesario para hacerlo bien”.
Es por eso que la canciller consideró “sensible” y “constructiva” la declaración de Trump respecto a que sería flexible en los tiempos fijados para la renegociación del TLC, considerando las elecciones presidenciales en México.
Las siete rondas de renegociación para actualizar el TLC comenzaron en agosto pasado con la intención de terminarlas en marzo, pero Trump dclaró la víspera a The Wall Street Journal que esperaría a que pasen las elecciones federales en México, en julio próximo, para continuar con las pláticas trilaterales.
Las cinco rondas de negociación entre los tres países se han dado, entre agosto y diciembre pasados, con mínimos avances sustantivos. Las partes han logrado cerrar capítulos como Pequeña y Mediana Empresas y han mostrado avances en comercio electrónico, transparencia, prácticas regulatorias.
Sin embargo, las negociaciones marcaron profundos desacuerdos en torno al Capítulo 19 de resolución de controversias, estándares laborales, reglas de origen en el sector automotriz y cláusula sunset que terminaría el tratado cada cinco años.
Entre el 23 y el 28 de enero se realizará en Montreal, Quebec, la sexta ronda de renegociaciones para la cual Ottawa estaría preparando nuevas propuestas.
Según informó este viernes el diario The Globe and Mail, el gobierno canadiense está trabajando en una propuesta para impulsar el contenido norteamericano en vehículos y camiones manufacturados en los tres países, con el fin de llegar a un acuerdo en uno de los temas más controversiales de la mesa de negociación.
De acuerdo con el TLC actual, un vehículo comercializado en la región debe tener 62.5 por ciento de contenido de la zona para poder ser libre de arancel. La propuesta estadunidense es que el vehículo tenga 85 por ciento de contenido norteamericano y 50 por ciento de contenido estadunidense, lo cual fue rechazado por México y Canadá.
La propuesta canadiense en este áspero capítulo sería que el contenido del vehículo sea calculado en el valor total del vehículo, lo que permitiría tomar en cuenta algunos factores como el sistema de software, que actualmente no está considerado en la lista tracing list.
Otra propuesta sería excluir del “cálculo de contenido” a componentes que son productos básicos, como frenos, llantas o ventanas y añadir lo relativo a “investigación, desarrollo y software”, según lo publicado en el diario más influyente de Canadá.

Milenio Diario