Avala la Corte decreto migratorio de Trump

6
El mandatario, en Salt Lake City, Utah, donde anunció la privatización parcial de dos zonas protegidas.

Agencias/Washington

La Corte Suprema de Estados Unidos autorizó provisoriamente la plena aplicación del decreto antiinmigración del presidente Donald Trump, a la espera del examen sustantivo de esta medida que bloquea la llegada de ciudadanos de seis países, en su mayoría musulmanes.
El máximo órgano de justicia estadunidense suspendió la decisión tomada en octubre por una corte inferior, que bloqueó la aplicación de la prohibición de ingreso de ciudadanos de Chad, Siria, Yemen, Irán, Somalia y Libia, en tanto su impugnación se resuelve en un tribunal federal de apelaciones.
El anuncio se da luego de que el sábado Washington anunciara su retiro de las discusiones para crear en 2018, en el marco de Naciones Unidas, un acuerdo mundial para los refugiados y migrantes, sumando uno más a la lista de acuerdos internacionales que ha abandonado el gobierno de Trump.
A la vez, Trump también redujo ayer por decreto el área de dos enormes reservas naturales nacionales en el estado de Utah (oeste), el mayor recorte hasta ahora de este tipo de áreas protegidas.
Según Trump ambas reservas, el Bears Ears y el Grand Staircase-Escalante, muestran la “extralimitación del gobierno en el manejo de tierras”.
El parque Bears Ears, de 5 mil 400 kilómetros cuadrados creado por el ex presidente Barack Obama en 2016, quedó ahora dividirlo en dos parques de, en total, 930 kilómetros cuadrados, un recorte de más de 80 por ciento. Y la enorme reserva natural de Staircase-Escalante fue divida en tres partes, pasando de 7 mil 600 kilómetros cuadrados a poco más de 4 mil km2.
Estos territorios fueron protegidos por su belleza natural y porque albergan unos 100 mil sitios arqueológicos, según la Ley de Antigüedades de 1906.
Las tierras volverán a sus dueños privados, dijo Trump, aunque la fundación humanitaria PEW recordó que solo el área de Bears Ears es “territorio sagrado para cinco naciones indígenas”.
En otro orden, el presidente Trump decidió postergar su decisión sobre el eventual traslado de la embajada de EU de Tel Aviv a Jerusalén, en medio de reacciones del mundo musulmán y del presidente francés, Emmanuel Macron.
“El presidente ha sido claro: no es una cuestión de ‘si’, sino una cuestión de ‘cuándo’. Pero no será adoptada ninguna decisión hoy (por este lunes) y haremos un anuncio en los próximos días”, dijo el vocero de la Casa Blanca, Hogan Gidley.
Fuentes no identificadas dijeron al diario The Washington Post el sábado que una opción en análisis por la Casa Blanca era reconocer a Jerusalén como la capital israelí y dejar pendiente el cambio de la embajada.
Trump se comunicó telefónicamente ayer con su par francés, Emmanuel Macron, quien le expresó su “preocupación” ante un eventual reconocimiento unilateral de Jerusaléní.
Según la nota oficial del Elíseo en París, Macron “recordó que la cuestión del estatus de Jerusalén deberá ser regulada en el marco de las negociaciones de paz entre israelíes y palestinos”.
Modificar el estatuto “histórico” de Jerusalén causaría “una gran catástrofe” y “pondría fin al proceso de paz” entre israelíes y palestinos, declaró el vocero del gobierno turco,Bekir Bozdag, en la misma sintonía que Jordania y la Liga Árabe.

Milenio Diario