Asesor deja a Trump por aranceles al acero

31

Reuters, Luis Moreno, Eduardo de la Rosa y Fanny Miranda/Washington y México

El asesor económico y director del Consejo Nacional Económico, Gary Cohn, un banquero de Wall Street que se opone a los altos aranceles al acero y el aluminio propuestos por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, presentó su renuncia.
“Ha sido un honor servir a mi país y promulgar políticas a favor del crecimiento para beneficiar a los estadunidenses, en particular la aprobación de la histórica reforma tributaria”, dijo Cohn en un comunicado de la Casa Blanca.
Luego de la noticia de la renuncia de Cohn, el dólar se debilitó, en tanto los fondos que siguen al S&P 500 cayeron 1 por ciento. Sin embargo, los precios de la deuda del gobierno estadunidense apenas se movieron.
Cohn, ex presidente de operaciones del banco de inversión Goldman Sachs, era una de las figuras de la Casa Blanca que se oponía a políticas proteccionistas. Defensores de los intereses de las empresas citaron frecuentemente a Cohn como su aliado más poderoso.
“Gary Cohn es una de las verdaderas estrellas de Wall Street detrás del plan tributario de Trump. Se lo extrañará. Creíamos que era posible que hubiese un cambio a mitad de mandato y que asumiera como secretario del Tesoro. Así de bueno es”, dijo Andrew Brenner, jefe de renta fija internacional en NatAlliance Securities LLC.
Pierde consumo: Calderón
En un supuesto escenario de guerra comercial entre México y Estados Unidos, el consumidor estadunidense será el principal perdedor, afirmó el ex presidente de México, Felipe Calderón.
En un conflicto de esa naturaleza todos saldrán afectados, pero a los consumidores de EU les gustan los productos mexicanos, por lo que pagarán mayores precios.
“Los productos mexicanos, desde los coches hasta berries, son de excelente calidad y del gusto de los consumidores norteamericanos”, subrayó.
Previo a participar en el evento “Una ruta hacia mejores alimentos”, el ex mandatario agregó que en el caso de una cancelación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLC), y que se pongan aranceles al comercio, México tiene manera de responder.
“México tiene con qué defenderse. Si bien es cierto que tradicionalmente muchos productores americanos han querido bloquear productos como el jitomate, atún, aguacate y azúcar, hemos superado de una u otra forma esas restricciones”, subrayó.
Explicó que todos los agricultores del centro y este de EU que venden a México alrededor de 15 millones de toneladas de granos al año, muchos votantes de Trump, se quedarían sin su principal cliente si México deja de comprar.
Explicó que en el caso extremo de que se cancele el tratado, el arancel que se le puede poner a los productos agrícolas de México, de acuerdo con la Organización Mundial del Comercio, es en promedio de 5.5 por ciento, lo cual se puede absorber con las fluctuaciones en el tipo de cambio, “así que no es el fin del mundo”.
AMIA desconoce propuesta
El sector automotriz no tiene una propuesta concreta en el tema de reglas de origen alrededor del TLC; sin embargo, si el gobierno tiene alguna, les gustaría conocerla, indicó Eduardo Solís, presidente de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA).
Solís explicó que en la mesa de reglas de origen del TLC solo se tocaron temas generales y no como tal el sector automotriz. “No ha ocurrido nada, Canadá ha incorporados elementos nuevos, pero no hay propuestas”.
José Calzada Rovirosa, secretario de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) destacó que la relación comercial con EU en el sector agroalimentario “no se puede detener”, pues México provee a ese país 21 tráileres de alimento cada minuto, y los lazos entre productores, rebasan las administraciones políticas.
“Hoy le vendemos a Estados Unidos más de 25 mil millones de dólares de comida, esos son 21 tráileres de exportación por minuto, es decir 30 mil por día de comida que enviamos a Estados Unidos, ese vínculo de relación no se puede detener porque a ambos países conviene”.

Milenio Diario