Se dice…

32

Que en el partido Morena las inconformidades siguen a la orden del día, la división es tal que quedó demostrada durante la pasada visita del presidente electo Andrés Manuel López Obrador, ante quienes varios de sus compañeros militantes trataron de quedar bien pero no a todos les salió bien la jugada.

Que los morenistas dejaron en claro que no hay liderazgo en el Comité Directivo Estatal, que todos actúan según sus intereses y no hay armonía con el presidente estatal Manuel Zavala Salazar. En el mitin en Ciudad del Carmen, el sábado pasado, cada quien llevó a sus acarreados, a los que instruyeron lo que debían de gritar según conviniera al que les pagara.

Que para desgracia de los oportunistas, López Obrador no se tragó el cuento y acabó por regañar a los que intentan crear división social en la isla, mandó a callar a los que siguen pensando que se está en campaña en busca de votos y les advirtió que no quiere protestas ni insultos contra nadie. Al final reprendió, visiblemente enojado, a la autora intelectual: Una diputada federal de Morena que quiere ser lideresa del Sindicato Petrolero.

Que lo cierto es que, mientras su máximo estandarte, López Obrador, sigue arrastrando multitudes y convenciendo al pueblo, los representantes de Morena en Campeche van en sentido contrario: Alejándose de la gente, peleándose entre ellos y haciendo pedazos lo mucho que lograron en la pasada elección.