Se dice…

14

Que ya estalló otro conflicto para el nuevo alcalde de Campeche: ahora trabajadores sindicalizados, que encabeza Manuel Bonilla Carrillo, armaron una protesta para exigir que acaben los despidos de empleados en el Rastro Municipal que han sido víctimas de las promesas incumplidas de que a nadie se iba a dejar sin chamba con el cambio de gobierno municipal. También se quejaron del nuevo subdirector a quien acusan de prepotente y de amenazar a los empleados.

Que lo peor es que no hubo reacción inmediata para sofocar la protesta, y solo llegó un funcionario de segunda para decirles que los escuchaba pero que todo lo debía de resolver Susana García, la directora de servicios públicos, quien llegó tres horas después, cuando le avisaron que los sindicalizados no se iban a cansar ni a retirarse hasta que los atendieran.

Que para aumentar las inconformidades contra la nueva administración, el cronista de la ciudad, José Manuel Alcocer Bernés, confirmó que recibió presiones por parte de enviados del alcalde para que presentara su renuncia. Afirmó que tuvo un trato de acoso, de amagos, y hasta fue objeto de acusaciones de robo de bienes para que dejara libre el cargo que desempeñó durante 15 años.

Que por si algo le faltara, en el Transporte Urbano Municipal siguen los despidos, sin explicaciones. El ambiente en las oficinas del Ayuntamiento campechano es de incertidumbre, de desconcierto y hasta de temor por perder el único sustento que tienen para mantener a sus familias. ¿Y dónde quedó aquél que dijo que no iba a ser “verdugo” de los trabajadores del municipio?