Se dice…

10
se dice, columnistas.

Que no ha pasado desapercibido en redes sociales que poco a poco el alcalde de Campeche mueve sus piezas con miras a dejar inconcluso el cargo que prometió que solo abandonaría hasta el último día para el que fue electo, y ya prepara el terreno para dar el salto para buscar el siguiente cargo, o por lo menos intentarlo apareciendo en las boletas, porque difícilmente podrá volver a engañar a los campechanos para que le den un voto.

Que resulta que desde su primer informe, el señor Fernández decidió que en sus videos ya no se utilizará el color azul que caracteriza al Partido Acción Nacional, en el que aún milita y que lo ha postulado a los cargos de diputado local y de presidente municipal. En cambio, comenzó a utilizar el naranja que identifica al llamado Movimiento Ciudadano. Fue un mensaje “subliminal”, que marcó que estaría por dar el zarpazo y traicionar al grupo político que lo ha apoyado.

Que su siguiente jugarreta del alcalde ocurrió hace unos días, cuando la directora de Proyectos e Imagen Urbana del Ayuntamiento de Campeche, de nombre Jamile Moguel Coyoc, fue nombrada coordinadora estatal del partido Movimiento Ciudadano, desplazando a Pedro Estrada Córdova, un hombre de negociaciones muy cercanas con Fernández Montúfar.

Que no es ningún secreto que en el Partido Acción Nacional las posibilidades de una candidatura se le han cerrado a Fernández, puesto que no representa ninguna garantía para los intereses de quienes ahora dirigen el órgano político en el estado. Por ello su migración a Moci se da por un hecho, aunque lo hará oficial en el momento en que le convenga a sus intereses. Ya puso a una empleada del Ayuntamiento para abrirle el camino, y ella no llegó sola, sino que lo hizo junto con otros jóvenes, incluso hijos de priistas. Ya veremos cómo le sale su estrategia de “chapulín”.