SE DICE…

32

Que uno de los proyectos más significativos para el gobierno federal y en especial para el presidente Andrés Manuel López Obrador, es el Tren Maya, un proyecto que es una promesa de campaña, y que el mandatario ha dicho que se hará “llueva, truene o relampaguee”; sin embargo, no está libre de polémicas, de oposición y también de quienes lo defienden.

Que a casi 10 meses de que el presidente López Obrador anunciara el arranque de la obra, ha encontrado diversos obstáculos para su avance. El más reciente fue revelado por el director de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), Manuel Bartlett, quien reconoció que existen tramos de la ruta del Tren Maya en los que no se cuenta con el derecho de vía de tránsito para la obra. “(Hay puntos) en donde no sea posible por la anchura y por diversas cosas, en algunos casos se tiene totalmente pagada la propiedad y en otras es uso de paso diferente, son diferentes regímenes legales, eso es lo que se tiene que estudiar”.

Que otros de los que se oponen son los representantes de comunidades mayas en conjunto con el Consejo Civil Mexicano para la Silvicultura Sostenible y el colectivo GeoComunes, que han expresado su rechazo al Tren Maya, tras advertir que es un megaproyecto que impulsa la expansión urbana, turística, agroindustrial e industrial en beneficio de grandes inversionistas pero desplazando a los pueblos indígenas y despojándolos de sus tierras.

Que, en defensa del proyecto, el gobierno federal argumenta que no habrá graves daños a la ecología, pues es un proyecto que está enfocado a la estrategia de un modelo de infraestructura verde, con un diseño apegado al paisaje, a la reducción de emisiones CO2, así como a la creación de pasos para la fauna. “El tren maya tendrá un impacto significativo en las comunidades de la región peninsular en las próximas décadas, de ahí la necesidad de garantizar su sustentabilidad y que sea amigable con el medio ambiente”, acotó el subsecretario de Calidad de la Secretaría de Turismo Federal (Sectur), Humberto Hernández Haddad. A ver qué ocurre con este proyecto.