Se dice…

11

Que el que sigue poniendo el dedo en la llaga del Partido Acción Nacional es su ex militante Francisco Eustaquio Portela Chaparro, quien previo a las elecciones decidió renunciar a años de militancia no solo para enrolarse como candidato a la alcaldía por el Partido Liberal Campechano, sino también para convertirse en uno de los críticos más mordaces.

Que el también presidente de la Barra de Abogados ahora vuelve a alertar que el PAN quiere ser secuestrado por un personaje que está desde ahora pensando en su candidatura al Gobierno del Estado, dentro de tres años.

Que se trata del alcalde electo de Campeche, quien busca manipular al interior del panismo para poner a su incondicional, Pedro Cámara Castillo, en la presidencia del Comité Directivo Estatal para, de esa forma asegurar que nadie le hará sombra en sus aspiraciones para el año 2021. A decir de Portela Chaparro, la estrategia del que fuera el diputado más faltista en la actual Legislatura, es allanarse el camino tomando por asalto la dirigencia estatal imponiendo a alguien a su modo y conveniencia.

Que lo cierto es que los panistas no entienden las lecciones. En la pasada elección fueron enviados hasta la tercera fuerza política del Estado, cuando históricamente habían sido la segunda; consiguieron la menor cantidad de diputaciones en la historia reciente y perdieron alcaldías que habían ganado tres años antes. Pero no aprenden, y siguen divididos y luchando por intereses personales.