SE DICE…

12
columna de opinión
En fin, un pleito más en Morena.

Que en un encuentro en un noticiero en televisión nacional, el gobernador Alejandro Moreno Cárdenas y el ex rector de la UNAM, José Narro Robles, intercambiaron puntos de vista, fijaron posiciones, marcaron propuestas sobre lo que pretenden ambos, rumbo a la elección del presidente del Comité Ejecutivo Nacional del Partido Revolucionario Institucional (PRI).

Que, sin duda, Moreno Cárdenas se mostró tal cual como es, seguro, extrovertido y claro en sus conceptos, ante un Narro que se veía incómodo, acartonado y tratando de demostrar que no es un desconocido en el PRI. A la defensiva, el ex secretario de Salud insistió en intentar sembrar dudas sobre el proceso de elección, pues hay que recordar que a él le convenía una consulta a la base, y no la votación de los militantes, como finalmente se acordó.

Que sin embargo, Moreno Cárdenas le aclaró que con ese padrón de militantes priistas se han realizado procesos internos en Yucatán y Veracruz, y ha quedado claro que está acreditado y avalado por el INE, y está en depuración, y para ello tienen como plazo el 31 de enero de 2020, pero eso no impide que antes se realice la elección interna.

Que en lo que fue reiterativo el Gobernador campechano es en el método de elección que permitirá a los militantes de todo el país emitir su voto, contrario a lo que buscaba el grupo cupular que apoya a Narro. “Hay algo muy importante, que los priistas van a decidir, no solo unos cuantos, no solo la cúpula, eso es precisamente lo que queremos. Y la primera gran tarea y reto es el proceso interno que se celebrará”, dijo. Las cosas comienzan a intensificarse en el partido tricolor.