Pa los toros del Jaral… Los caballos de allá mesmo

6

De manera paulatina pero segura, está llegando la hora de la verdad; tras el abrupto camino en que los tropezones jamás fueron considerados como elementos de enseñanza o de aprendizaje, y que los revolcones o las llaves stillson o la Nelson solo sacaron a los émulos del Santo o Blue Demon del cuadrilátero del poder, pero sin perder, pues seguirían en la magia de la participación en ese póker manipulado y con barajas marcadas, como cortesanos del emperador en turno, en el acompañamiento colectivo de su séquito de bufones.
Tal vez leves preocupaciones momentáneas y exclamaciones de “no puede ser si todo estaba bajo control”; “si les di a todos para asegurar que luego me tocará a mí”, “si vencí mi repudio y me acerqué al sudor”. Sin embargo, ya se demostró que no se trae a alguien en la bolsa sino hasta que esto se verifica. La gente actúa igual, aplaude igual, pide igual, pero ya no decide igual; a la gente antes había que decirle por dónde y por quién y de manera diligente, ahí estaban los resultados. Tal vez en estos leves ejemplos esté respuesta alguna: ¿Será que los mismos, trabajando con los mismos, generen esta misma situación pero con resultados diferentes a los esperados? Sin Democracia no hay Justicia y sin Justicia jamás habrá resultados.
La gente ya se rebeló ante los mismos, que ostentan autoritarismos, riquezas, exhibiciones insultantes con demostraciones de manipuleo en justicia y leyes, en fin, esto pone a pensar en aquel silogismo clásico que establece: 1.-Todos los hombres son mortales. (Aplíquese a grupos o partidos), tal vez se relacione de manera directa con un principio y un fin; 2.-Sócrates es un hombre. (¿Algo relacionado a pseudolíderes o dirigentes que se consideran el ombligo del universo?; 3.-Luego entonces, Sócrates es mortal.
Pero entre los mexicanos no necesariamente operan las tres proposiciones como un silogismo, aunque se pone más complicado, porque si la democracia es la doctrina política en que predomina la voluntad popular, las elecciones deberían ser producto de una democracia, que los candidatos a cualquier puesto son seleccionados entre el grupo de confianza (amigos del selecto club), y que se da por descontado que tratándose del poder para la continuidad del ejercicio del poder, se esperan siempre resultados a favor.
Estructuras cuarteadas y no resanadas, resultados dejados a la casualidad y no analizados, delfines convertidos en ballenas que a la hora buena se transforman en pirañas en la acendrada lucha canibalística por el oro, la plata y la vida fácil; jóvenes con mucho entusiasmo y conocimientos pero que se pierden en su incapacidad de integración, disciplina y humildad y mucho menos ganas de aprender y transformarse para poder ser capaces de dirigir cualquier transformación. (Aunque el líder por sí solo demuestre ser el mejor, con estos pilares se derrumba con facilidad su endeble y engañosa construcción). Si con lo que se tiene en casa no es suficiente para hacer lo que uno quiere, hay que salir y buscar el mejor material para que al encontrarlo se tenga la seguridad de lo que en verdad se quiere hacer. Si esto es con el pueblo, por el pueblo y para el pueblo, en todos los sentidos y todas las direcciones, entonces integremos al pueblo en la batalla respetando que PA LOS TOROS DEL JARAL…LOS CABALLOS DE ALLÁ MESMO. Email: garihefa@hotmail.com