Orden en la casa

32

Las buenas noticias para la administración de Alejandro Moreno Cárdenas llegaron para sosegar críticas y la incertidumbre sembrada en la percepción ciudadana en este arranque de año. El andamiaje de voluntades políticas tardó, pero está puesto para que Campeche fortalezca el anhelado desarrollo, pero sobre todo para que del bolsillo de los campechanos pueda salir una mejor calidad de vida lo más pronto posible.
La primera bocanada de oxígeno llegó desde la dirección de Finanzas Públicas de la prestigiada firma internacional “HR Rating” al dar a conocer los resultados de las finanzas de los estados. Campeche resultó ser el mejor evaluado. Es un resultado importante que se debe valorar con precisión. Quizá por su complejidad técnica y la efervescencia electoral los políticos, empresarios y medios lo pasan a segundo término.
Permítame tratar de explicarlo de una manera sencilla. Lo que presentó HR Rating es que la administración de Moreno Cárdenas tiene un manejo responsable y transparente del recurso que los campechanos pagan vía impuestos, esto significa cumplir uno de los objetivos de todo gobierno: tener finanzas sanas.
Uno de los aspectos evaluados es su nivel de endeudamiento. Campeche tiene una deuda en inversiones específicas y relativamente baja, y la firma señala que la administración estatal la paga con orden.
Una segunda bocanada de oxígeno llegó desde el reporte del Índice Global de Impunidad en México 2018 que genera la Universidad de Puebla. Campeche tiene el índice de impunidad e incidencia delictiva más baja del país, es el segundo año con esta calificación. El cero corrupción se refleja en estos análisis de importantes organismos.
Después de 20 meses llegó el resultado del dictamen para que Campeche sea contemplado dentro de las Zonas Económicas Especiales. El paquete de beneficios es para los inversionistas, se contempla el descuento del 100 por ciento del pago del Impuesto Sobre la Renta los primeros 10 años, y luego por otros cinco años el descuento será del 50 por ciento. Las empresas que se ubiquen en Campeche y compren artículos en el resto del país no pagarán el impuesto al Valor Agregado, entre otro beneficios fiscales.
Se dice con sus letras, estas gestiones no son un beneficio inmediato, le tocará a las siguientes generaciones palpar este acuerdo. Con estos resultados Campeche le está diciendo a los inversionistas nacionales y extranjeros que la casa está limpia, en orden, que es segura y tiene un consumo importante para que traigan su capital, generen empleos y plusvalía. Claro, es más fácil prometer, acusar de corrupción, pensar que nada se hace o que la culpa de todo la tiene un mal gobierno.
Usted puede o no creer en los reportes de estas instituciones, se puede desalentar o animar, pero esa es la labor de un gobierno, generar oportunidades para atraer el dinero de los empresarios, su capital representa el 84 por ciento del dinero que se mueve en México, el 16 por ciento lo pone el capital público. Ojalá las inversiones tarden menos de 20 años, Campeche tiene que ir más rápido, urge. Pero insisto, las elecciones ciegan, y es más fácil amenazar con un tigre. Lanzadas las cartas, nos leemos la próxima semana.