Oprah

23

Una de las mujeres más conocidas e influyentes en los Estados Unidos, sin duda, es Oprah Winfrey, que por 25 años condujo el programa de entrevistas más visto en la historia de la televisión de ese país. Presentadora de televisión, productora, actriz, empresaria, filántropa y crítica de libros, Oprah nació en una pequeña población del estado de Mississippi en 1954. La revista Forbes la nombró en 2005 la mujer y la celebridad más poderosa, y también la mujer afroamericana más rica del siglo XX, con una fortuna calculada en casi tres mil millones de dólares, calificativo que le repitió en 2007, 2008, 2010 y 2013. En 2014, la colocó en el puesto 14 de la lista de las 100 mujeres más poderosas del mundo.
La revista Life la calificó como la mujer más influyente de su generación. Time dijo de ella que es una de las cuatro personas que han dado forma al siglo XX y al inicio del siglo XXI. También en 2005, la revista Bussiness Week la llamó la más grande filántropa de origen negro en la historia de Estados Unidos. En 2010, Forbes la calificó como la famosa más influyente del mundo. en 2013 recibió la Medalla Presidencial de la Libertad, la condecoración civil más elevada de ese país.
Nada mal para la hija de una madre soltera que se ganaba la vida como empleada doméstica, nacida en el medio rural, víctima de abuso sexual en la adolescencia, que a los 19 años empezó a cubrir las noticias locales en Tennessee. Años después, en Chicago, tras catapultar su programa de entrevistas del tercer al primer lugar, lanzó su propia compañía de producción, Harpo Productions.
En 1986 fue nominada al Oscar por su actuación en El color púrpura. Ese mismo año estrenó su programa de entrevistas The Oprah Winfrey Show, que duró 25 años en pantalla, programa que le reportó numerosos reconocimientos y premios y la convirtió en una de las personas más influyentes en la opinión pública norteamericana. En 2011, la Academia de Ciencias y Artes Cinematográficas la galardonó con el Oscar humanitario Jean Hersholt, como reconocimiento a su labor por las causas sociales y filantrópicas. Sus actuaciones en el cine tienen que ver con la desigualdad de derechos civiles de los afroamericanos.
Oprah es una entusiasta activista de los derechos de la mujer y participa activamente en el movimiento #MeToo surgido en 2017 contra el acoso sexual, especialmente en el medio del espectáculo. En la reciente entrega de los Globos de Oro le fue entregado el premio Cecil B. de Mille por su trayectoria; en esta ceremonia pronunció un poderoso discurso que de nuevo la ha catapultado a las portadas y encabezados de los medios de difusión y redes sociales. Hizo alusión a la primera persona de raza negra, Sidney Poitiers, que recibió un Oscar por su actuación y lo que en ese momento, 1964, representó para todos los afroamericanos. Sugirió que como ella, niña, había visto con devoción esa ceremonia, ahora habrían muchas más viéndola a ella recibir el Globo de Oro.
Por supuesto que hizo alusión al asedio al que la prensa de su país está sometida desde el poder hoy día y la invitó a continuar mostrando la corrupción y la injusticia. “La verdad es la herramienta más poderosa que tenemos”, dijo ante un público emocionado, que aplaudió una vez más cuando dijo que se sentía orgullosa e inspirada por todas las mujeres que se sintieron fuertes y empoderadas para contar sus historias de acoso y abuso: “Pero el tiempo ha llegado, un nuevo día está en el horizonte”, para que ninguna mujer pueda decir en el futuro “a mí también”.
Esta es la mujer que ahora analiza seriamente la posibilidad de postularse a la presidencia de su país en 2020. Después de ver a un misógino, racista, ignorante, narcisista y ofensivo en la Casa Blanca, y después de escuchar el discurso completo de Oprah, sería como un verdadero regalo del cielo para este planeta tenerla de presidenta de los Estados Unidos. Esperemos que se nos haga.