Ofensas de AMLO demuestran el temor que tiene

17

Al dueño de Morena, el eterno suspirante a la Presidencia de la República y presunto “defensor” de los pobres (a quienes muchas veces rechaza darles la mano para saludarlos y ni se atreve a voltear a ver), Andrés Manuel López Obrador, sin duda le atemoriza, y así lo está demostrando con las ofensas y descalificaciones que ha vertido en su contra, el que José Antonio Meade Kuribreña sea ya el virtual candidato del Partido Revolucionario Institucional, PRI, al mismo cargo que el tabasqueño ha buscado en dos anteriores elecciones y al que nunca ha logrado llegar pese a ser el “rey de las encuestas” que lo han dado como “ganador” de nada pero que, sin embargo, López Obrador por capricho ya se proclamó en una ocasión como “presidente legítimo” de México, pese a que ha “mandado al diablo” a las instituciones de la nación.
La decisión que el varias veces ex secretario de Estado en sexenios del PAN y actualmente del PRI, en las dependencias de Energía, Relaciones Exteriores, Desarrollo Social y de Hacienda, tomó el pasado lunes 27 de noviembre de 2017 al renunciar a su cargo en la SHyCP para, en su calidad de simpatizante del Revolucionario Institucional, buscar la precandidatura a la máxima magistratura del país, le “movió el tapete” a Andrés Manuel López Obrador y lo sacó de la “zona de confort” en que se encontraba al creer que nada ni nadie le haría sombra ni le obstaculizaría su camino a Palacio Nacional en el 2018.
José Antonio Meade Kuribreña, quien se ha destacado y cumplido responsablemente en los importantes cargos que ha desempeñado dentro del servicio público federal, parece que le echó pica pica a la humanidad de AMLO al anunciar que se lanzaría en búsqueda de la precandidatura del PRI a la Presidencia de la República para contender por ese partido en los comicios del próximo año, pues, ni tardo ni perezoso el peje inició su ofensiva en contra de Meade Kuribreña insultándolo a más no poder y buscando descalificarlo de la manera más soez, demostrando así su falta de educación, civilidad y la intolerancia que lo ha caracterizado siempre.
“Pelele”, “títere” de la mafia del poder y “señoritingo”, son las ofensas que salieron de la boca del mesías tabasqueño cuando supo que Meade Kuribreña había decidido convertirse en su contrincante para la elección presidencial del 2018 por el Partido Revolucionario Institucional, con las que el político que se dice “peje”, pero no “lagarto”, volvió a “enseñar el cobre” ante los mexicanos al lanzar sus acostumbrados “discursos” plagados de descalificaciones e improperios, pero más que nada exhibió públicamente el temor que Andrés Manuel está mostrando por la jugada maestra que el PRI hizo al invitar al ex secretario de Hacienda para que sea su candidato, especialmente porque José Antonio Meade Kuribreña ya empezó a subir, “peligrosamente” para el peje, en las encuestas que están colocando al simpatizante priísta a las espaldas del tabasqueño y está sintiendo AMLO que “le está soplando en la nuca”.
López Obrador está, ahora sí, muy nervioso, sacado de sus casillas y sumamente intranquilo, porque con Meade Kuribreña como adversario político ya no ve tan optimista su eterna obsesión de convertirse en presidente de México en el 2018 y despachar desde Palacio Nacional donde soñaba con instaurar un mandato dictatorial, sino que ahora se está enfrentando a la pesadilla de resignarse a irse “a la chingada” que es un rancho de su propiedad, donde seguramente para el año 2024 volverá a resurgir, por enésima vez, como candidato presidencial único de MORENA, partido que ya ha repartido como herencia a sus hijos quienes, como él, viven a todo lujo mientras que miles de mexicanos simpatizantes con su movimiento están en la miseria y viven engañados por el pseudo “mesías” con discursos llenos de falsas esperanzas.
No hay que olvidar que uno de los artífices de que José Antonio Meade Kuribreña se perfilara, sin ser militante del PRI sino sólo simpatizante, como su virtual candidato a la presidencia de la República, fue el gobernador de Campeche, Alejandro Moreno Cárdenas, quien convenció a la cúpula de su partido de “romper los candados” que impedían la postulación a cargos de elección popular de personas ajenas a la militancia, decisión que hoy es aplaudida por todos los sectores del priísmo nacional.
Hoy, ante la andanada de insultos que ha proferido AMLO en contra del cuasi candidato presidencial del PRI, no ha faltado quien seguramente le revire a López Obrador su famoso ¡ya cállate chachalaca!