Nueva forma de hacer política

8

Esta transición político social me está mareando y por instantes me ha provocado algunas náuseas por lo vertiginoso que avanza en tan pocos días, el cambio radical de reglas en la incipiente construcción de una nueva cultura política atraviesa por las turbulencias de la incertidumbre de cómo será el nuevo modelo de comunicación entre los políticos y de estos hacía nosotros los ciudadanos, entonces en este proceso es importante entender el poder del mensajes que no están enviando por que no hay retorno a la desesperanza. Y como no quiero tener constipación en el mes patrio me parece importante abonar en este proceso. Para los que observamos la comunicación política entendemos que hay un camino de mensajes claves como faros de luz para conocer los nuevos mecanismos entre gobierno-sociedad.
Puedo partir que hace unas semanas la línea discursiva se libró en una batalla campal, una sicosis mercantil por ver qué candidato vendía más esperanza, tal vendimia alcanzó cifras catastróficas en contra de un sistema caduco. Fueron momentos que todos los actores políticos se mentaron literalmente la madre. Otra esfera que se fracturó fue la ciudadana, la espantosa intolerancia está presente. Pero de repente entramos a la transición y vemos que los rojos, verdes y amarillos, los corruptos e incorruptibles se agarraron de la mano. Y a partir de aquí se construye un nuevo diálogo. Uno de los cambios es que ya no hay interlocutores, y que las fuerzas políticas dejen de ver a los ciudadanos como simples votantes y comience a trabajar con ellos, involucrarse de manera permanente en la toma de decisiones, la búsqueda de las soluciones, hacer colectividad para mejorar el desarrollo social. Aquí esta la clave. Por eso vemos a un Andrés Manuel López Obrador entre gobernadores, un Alejandro Moreno que no se detuvo a lamentar los resultados electorales sino que continua gestionando proyectos y recursos. El político que no entienda rápido las nuevas reglas del juego se quedará en la banca. Ojalá la emoción nos duré mucho.
La foto. La lengua del próximo coordinador de diputados de Morena quedó enmarcada en la sala de sesiones del Instituto Electoral cuando acudió a tomarse la foto con su constancia como diputado electoral, cuando ni siquiera fueron invitados, pero José Luis Flores Pacheco quería la foto con Mayra Bojórquez.
La unidad. Es la que busca tener Yolanda Valladares con el grupo de Eliseo Fernández, ahora que deje el cargo y poder amarrar a una desgastada Nelly Márquez en la dirigencia estatal, ¿A poco soltarán la coordinación de diputados del PAN?
Sin pretextos. Alejandro Moreno marcó la ruta para los próximos alcaldes al decirles “que las esferas de competencia están muy claras” y que no busquen pretextos para no cumplir a la gente lo que se comprometieron en campaña. ¡Dolor me volviste a dar! Lanzadas las cartas nos leemos la próxima semana.