sic sac
Elda Clemente, sic sac

Un día antes de la elección mantenía una clara ventaja de 2 a 1 sobre la yucateca Ivonne Ortega, según la encuesta publicada por el periódico Reforma; con el 47 por ciento frente al 24 por ciento prácticamente se emitía un resultado contundente e irreversible.

En Campeche, la votación transcurrió en calma y con una nutrida participación de los priistas que desde temprano acudieron a las urnas a elegir a su nuevo líder nacional. Un proceso inédito donde por primera vez el PRI vivió 45 días de campaña intensa, con dos debates que les permitió a los militantes conocer propuestas y comparar ambos proyectos políticos.

El miércoles 14 de agosto se entregará la constancia de mayoría al candidato ganador y el domingo 18 será la toma de protesta del nuevo dirigente nacional.

Campeche en el escenario nacional.

LA MENTE: EXPERIMENTO HUMANO

Cuando analizamos la raza humana observamos con inquietud la serie de cambios en las actitudes, reacciones, la manifestación de los sentimientos más profundos y el origen de la vida misma.

A raíz de querer descubrir cómo los acontecimientos más sencillos e inusuales pueden en algún momento arrojar un resultado diferente al que comúnmente estamos acostumbrados a observar, durante muchas décadas los humanos hemos encontrado una serie de cuestionamientos que, de alguna manera, han puesto especial énfasis en la transformación de la mente, ese conjunto de facultades cognitivas que engloban procesos como la percepción, el pensamiento, la conciencia, que gobierna nuestros instintos, nos hace actuar de manera impredecible.

Así como la mente es el instrumento perfecto que muchas veces no sabemos si nos gobierna o es gobernada por factores externos, en torno a ella se ubica la identidad del ser humano y la manipulación que la vuelve voluble y sobre la cual influyen las condiciones económicas, sociales, políticas, culturales y materiales.

Estudios recientes revelan que no sólo posee cualidades extraordinarias sino también cumple con ciertos patrones de conducta que se apegan a la manera de ser de cada uno.

¿Cómo sabemos si en realidad nuestras decisiones, pensamientos y sensaciones son producto de nuestra identidad?

Cuando nacemos creemos que nuestro comportamiento es parte de la forma habitual. Sin embargo, pocas veces nos atrevemos a preguntar qué podría estar detrás, pues estamos acostumbrados a delimitar cada una de nuestras acciones y sujetarlas a dictados previamente establecidos.

En la actualidad el mundo gira en torno a lo nuevo, moderno, innovador, mientras la percepción de millones de personas se encuentra frente a circunstancias que la hacen lucir diferente a partir de la forma como cada individuo las asimila o recepciona. Incluso la fe irrumpe en nuestra mente como un pensamiento universal, único, opcional, capaz de obrar milagros y hacer magia cuando se funde con la razón.

La mente es un tesoro divino que debemos cultivar y proteger para no cometer locuras y manías que se contraponen a nuestro origen.