No se cambie de Afore

30

Durante enero y febrero, quienes cotizan al IMSS y al ISSSTE reciben de su Afore el estado de cuenta, del periodo septiembre a diciembre de 2017; y aún y cuando el estado de cuenta que reciba refleje un rendimiento positivo, es preciso decir que ese rendimiento va de bajo a moderado dependiendo de la Afore.
Con los resultados acumulados al tercer cuatrimestre de 2017, un trabajador difícilmente podrá aspirar a tener una pensión digna, aún y cotice durante 40 años, aún y haga aportaciones voluntarias.
Por ello, es de gran importancia que, antes de cambiarse de Afore, se obtenga al menos dos referencias básicas y fundamentales, que le den una idea clara de la posición de su Afore en el sector.
Lo anterior porque el Indicador de Rendimiento Neto (IRN), que publica la Consar los días quince de cada mes o el que aparece en el Cuadro Comparativo de Afore que se muestra en el estado de cuenta, no refieren la eficiencia ni la posición real de la Afore al momento y financieramente hablando.
El IRN es el resultado de restarle al rendimiento bruto obtenido el importe de comisiones realmente cobrada en el mismo periodo, pero hay que precisar que para obtener dicho Indicador, utiliza una escala móvil de los rendimientos obtenidos en los 180 días anteriores al día que lo determina.
Así, la información obtenida no es real, ni suficiente, para tomar decisiones, especialmente, para un cambio de Afore.
Cuando a usted lo visita un Agente Promotor, seguro le dirá las bondades más bonitas que le han enseñado a decir o las que ha obtenido por ahí.
Por ello, no se cambie usted de una Afore, si antes no conoce el valor promedio de la acción y el índice de capitalización de las acciones, de por lo menos 10 años atrás.
Con los datos anteriores, es mucho más probable que usted cuente con elementos más confiables para fundamentar una mejor toma de decisiones al pretender cambiarse a otra Afore.
Sin embargo, el que la Afore, al día que le presentan los datos que le comento, le muestre un resultado muy bonito, tenga presente que esos valores son solo una referencia histórica y que nada garantiza ni obliga a las Afore a ofrecer a futuro una trayectoria similar o un rendimiento específico. La posición de las Afore es dinámica y cambia en el tiempo; a veces están arriba, otras abajo; pero, cuatro de ellas, normalmente están en la parte alta, otras cuatro en la intermedia y tres más, en la baja.
Si va a cambiarse de Afore, es necesario consultar antes un experto para que le muestre, con datos duros, oficiales, la trayectoria de la Afore en la que está y a la que va.
Tomar decisiones sin información o a corto o mediano plazo, puede hacerle perder una parte importante del ahorro que tanto esfuerzo le ha costado crear en su Afore.