Munícipes a trabajar. Y… sobre el IEEC y el IET

21

Con apenas 16 días de iniciadas las respectivas administraciones en los once municipios del Estado de Campeche, los diversos Ayuntamientos y sus cabildos están hoy ante la responsabilidad de cumplir con todos y cada uno de los compromisos adquiridos en campaña ante los ciudadanos que les favorecieron con su voto en el recién concluido proceso electoral del primero de julio de 2018. Los ediles que obtuvieron el voto mayoritario, tienen la obligación de demostrar por qué ganaron; así como las fracciones de regidores de otros partidos que obtuvieron su lugar en la Comuna en segundo o tercer sitio, todos sin excepción deben trabajar con el mismo ahínco para desquitar los buenos sueldos que sus patrones los ciudadanos les pagarán durante tres años.
Sin excusas ni pretextos, no hay pero que valga para que los hoy flamantes miembros de las once comunas que existen en la entidad no cumplan las obligaciones adquiridas con el cargo que ostentan.
Cada regidor y en especial quienes tienen la alta responsabilidad de ser las y los presidentes municipales en Escárcega, Champotón, Candelaria, Tenabo, Ciudad del Carmen, Palizada, Calakmul, Hopelchén, Calkiní, Hecelchakán y Campeche, deben de olvidarse de los colores de los partidos por los que llegaron al cargo y sumarse en equipo a velar por los intereses del pueblo, trabajando en conjunto para ir subsanando los múltiples problemas que afectan a sus municipios.
En el Cabildo, nunca nadie de los regidores debe olvidar que representan lo mismo: Todos son gobierno y nadie debe sentirse por encima de nadie de sus homólogos. Debe prevalecer el respeto entre todos y recordar que su condición de políticos los responsabiliza de tener que llegar a acuerdos ante cualquiera de sus diferencias que puedan tener y no empeñarse en enfrascarse en discusiones estériles que a nada llevan y solo complican no sólo la relación política, y generan un ambiente tenso; deben buscar soluciones realistas y efectivas para solventar las problemáticas que les demanda la ciudadanía que, insisto, les paga sus buenos salarios y prestaciones.

Y el IEEC cumplió su responsabilidad en el proceso electoral 2018
Excelente fue el trabajo realizado por los consejeros del Instituto Electoral del Estado de Campeche que encabeza Mayra Fabiola Bojórquez González y su profesional equipo humano, durante los comicios del primero de julio de 2018. Al declararse concluido, el pasado 9 de octubre, el proceso electoral 2017-2018 en sesión de consejo del IEEC, la mayoría de los representantes de los partidos políticos reconocieron la imparcialidad y transparencia que prevaleció en el personal de este instituto y la ciudadanía que participó en dicho proceso. Una vez más, Mayra Fabiola Bojórquez González demostró con hechos que cumplió sus responsabilidades apegándose a la ley y con temple para aguantar ataques infundados a su desempeño.

Taxistas se hartan de ir al IET a efectuar sus trámites. El Karma existe
Eterna y cansada se les hace a los trabajadores del volante la espera a la que son sometidos cuando acuden a hacer sus trámites al IET, ante el severo tortuguismo burocrático que impera en el personal de esta dependencia, ya que primero sus documentos tienen que someterse a una exhaustiva revisión.
Son “checados con lupa” dicen algunos afectados por la espera, lo que hace sospechar que quienes tienen estas tareas en esta dependencia solo buscan “sacar para sus refrescos” más que cumplir con su deber.
Hacer un trámite en el Instituto Estatal del Transporte, por simple que parezca, le significa a un taxista perder varios días de trabajo. Algunos dicen que no menos de una semana y hay quienes señalan estar hartos de perder hasta seis meses en un trámite de entrega de tarjetón que durante la pasada administración les tardaba hacerlo dos días, tiempo que también era para darle cumplimiento a gestiones que no deberían de exceder de un día o unas horas en resolverse.
Con los taxistas campechanos se demuestra que “el Karma” existe y quizás lo que algunos dicen que les sucede en el IET para lograr realizar sus trámites es para que ellos sientan también lo que los usuarios denuncian del pésimo servicio que prestan muchos trabajadores del volante en Campeche. Mientras taxistas se quejan de esperar muchas horas, días y hasta meses para que les expidan algún trámite en el Instituto Estatal del Transporte, los campechanos se dicen hartos del mal trato que reciben de éstos y de la desesperación que les causa esperar un taxi en la vía pública, así como de la imposibilidad de contactar algún servicio de taxi vía telefónica, pues, es un “milagro” que algún operador les conteste la llamada, sean o no “horas pico”. En esta vida todo se paga, claro que sí.